...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

jueves, 30 de junio de 2011

FLAMENQUINES

Hace tiempo Sevi me mandó esta receta, y la hice el otro día para comer. La verdad es que estaba estupendo el plato. Lo acompañé con patatas fritas y un poco de ensalada tal y como nos recomienda. Muy rico.
Os cuento cómo se hacen.

Necesitamos:
- Filetes de lomo de cerdo (un filete por flamenquín, que aunque no salen muy grandes, se fríen mejor)
- Jamón serrano cortado en lonchas finas (se puede poner con el tocino o sin él, pero mejor que tenga poco, así nos evitamos un poco de grasa)
- Huevo batido (decía Sevi que hay quien añade al huevo sal, ajo y perejil, pero que ella no lo hacía, así que yo tampoco lo hice)
- Pan rallado
- Aceite de oliva

Y hacerlos es muy fácil.

Primero hay que golpear los filetes uno a uno para que queden lo más finos posible, sin que lleguen a romperse. Yo los golpeé con una maza pequeña de madera, pero si no tenéis, también se puede hacer con el mango de un cuchillo grande o con la mano del mortero.

Luego en cada uno de los filetes se coloca a lo largo el jamón y se enrollan de forma que el jamón quede en el centro del flamenquín y que no asome por los lados.

Una vez enrollados se pasan por huevo batido y por pan rallado y se fríen bien en la freidora o bien en una sartén con abundante aceite de oliva muy caliente, y ya están listos para servir.

Esta es la pinta que tienen cuando los troceas:

Ah! y además, antes de freírlos, se pueden congelar, así que está genial hacer más de la cuenta para tener reservas en el congelador por si vienen visitas inesperadas!

Gracias Sevi!

No hay comentarios:

Publicar un comentario