Vino y Maridajes



Prácticamente la totalidad de veces que consumimos vino lo hacemos con comida: hablamos entonces de MARIDAJE DE VINO
Esto nos aporta dos ideas claras: la primera que vino y comida van bien juntos, la segunda que hay millones y millones de combinaciones posibles entre las que elegir. Como es lógico, alguna de estas combinaciones seran magnificas, otras no tanto, y muchas otras, igualmente, no seran adecuadas.

Por suerte, la combinación de vino y comida no es cuestión arbitraria, sino que hay unas reglas de maridaje de vino y comida. Pero por desgracia, realizar la combinación adecuada no siempre es facil.

Una comida, al degustarla, nos aporta unos sabores que la definen y a partir de los cuales somos capaces de describirla: es salada, dulce, amarga o agria en distintos grados.
A un vino le pasa igual, y su sabor es función de su combinación de ácido, alcohol, taninos y azúcares.

Un vino ácido (blancos, rosados y algunos tintos) puede compensar una comida grasa. También puede hacer que la comida parezca más salada, y el vino parecera menos ácido si se bebe con comidas dulces.
Un vino tinto con mucho grado alcohólico puede hacer que una comida ligera no sepa a nada, por eso debe tomarse con comidas mas fuertes como carnes, cocidos, etc.
Un vino dulce va bien con comidas dulces, reforzando ambos los sabores. También puede ir bien con comidas ligeramente saladas.
Un vino tánico (tinto, con sabor fuerte y seco en boca) va bien con comidas muy proteicas y grasas.



Cuando combinamos estos dos elementos, comida y vino, el resultado tiene sus propias características. Asi, durante el maridaje pueden suceder diferentes resultados:

La comida puede exagerar un rasgo del vino: un caso típico es tomar frutos secos como nueces con un vino tinto muy tánico. El vino resultaría excesivamente astringente y nos daría la sensación que nos seca la lengua.
La comida puede también reducir una característica del vino: Un buen ejemplo nos lo muestran como las proteinas de una carne neutralizan los taninos de un vino tinto. Esto explica que los vinos tintos vayan bien con la carne.
El caso contrario ocurriria cuando un vino es excesivamente potente y anula las cualidades de la comida. Por ejemplo, prueba un lenguado con un vino tinto potente, o un postre muy dulce con un vino blanco muy ácido.
El vino puede aportar sabores que ensalzan un rasgo de la comida. Si por ejemplo tomamos una carne con una salsa que contiene frutos rojos y elegimos un vino tinto frutal que presenta en su sabor notas de estos frutos el resultado sera muy bueno.
Hay vinos y comidas que no pueden ir juntos ya que en su mezcla anaden un nuevo sabor desagradable. Si tomamos un filete de pollo a la plancha sin nada mas y bebemos un vino tinto potente, tal vez obtengamos un sabor que nos puede recordar a un metal.

El consejo mas importante si se quiere elegir un vino para una comida es pensar en los ingredientes de la comida y en el sabor que tendrá. Será ligera, con muchas proteinas, y con una salsa que tenga algún sabor especial, etc.? Esto te permitira tener una idea mas clara a cerca de que tipo de vino le puede ir bien. 
La palabra Maridaje puede asustar en ocasiones, pero espero que con estos sencillos consejos resulte más sencilla su aplicación. El maridaje de vino no tiene porque ser algo complicado.
Recordar el sabor y el gusto de los vinos que vamos probando nos ayudara a saber con que maridarlos en el futuro. También recomendamos leer las contraetiquetas de las botellas de vino, en los que suelen aparecer los mejores maridajes para ese vino.

4 comentarios:

  1. Esto me gusta. No es que entienda mucho de vino, pero si que soy asiduo al vaso diario de taninos.

    Ah, me gusta mucho tu blog. Enhorabuena por el éxito garantizado.

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  2. Un tema muy bueno y muy bien desarrollado PK...
    A mi particularmente me gusta el buen vino con una buena comida y que su maridaje esa optimo.
    PK....ves como por algo visito tu blog???
    Por cierto te invito a ver mi bodega cuando quieras... ;)

    ResponderEliminar
  3. En definitiva, el tema es potencial, es algo que empieza a volverse parte del sofisticado maletín del GOURMAND contemporáneo aunque es más viejo que los Egipcios, Griegos y Romanos!!!

    Me quedo con la idea del nombre mismo, hace poco me casé y aunque llevo más de 10 años en este viaje (el de la RESTAURACIÓN) desde que vivo con mi Jessica y recién tuvimos a la pequeña JADIXI empiezo a ver el mundo del vino, igualito a mi propio mundo en este momento hablando de Maridaje, repito me quedo con la idea de lo que el matrimonio es, un oportunidad para probar algunas aplicaciones que nunca tuvimos la menor idea de poder aplicar, pero que en ensayo y error nos damos cuenta que convergen, coexisten y se complementan dando resultados INFINITAMENTE ARMONIOSOS!!! en ocasiones medio WILD!!! otras suavecito como el abrazo de buenas noches de mamá y si aveces con el dejo de la abuela, que mira que no siempre es agradable, pero en ocasiones unas flores maduras en una extraña mezcla de vino blanco Mexicano de esos que te recuerdan al jabon MAJA jajajajaja CON EL QUE SE BAÑABA LA ABUELA quedan muy bien con un PESCADO FRITO con juguito de limon, tortilla en mano, cebolla morada recién cortada y un chile habanero para despertar la papila!!! jajajajaja! COMO VEN en verdad EL VINO, ES la VId...A!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu comentario Israel.
      Muchas gracias por aportar!

      Eliminar