...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

miércoles, 29 de febrero de 2012

CABALLA AL HORNO


 La caballa es pescado azul y por lo tanto muy sabroso. Pertenece a la misma familia que el atún y el bonito, y es conocida también como verdel, sarda o verta.

Ahora y hasta finales de primavera es la temporada de la caballa, así que cuando la vi en la pescadería que casi daba saltos, no dudé ni un momento en llevarme un par de ellas. Además eran hermosas y gorditas, ideales para hacer al horno. Y estaban pescadas aquí en el Mediterráneo.

La verdad es que la caballa me gusta hasta en conserva... Una rebanada de pan tostado, chorrito de aceite de oliva, caballa en conserva un poco desmigada y un poco de cebolleta picada por encima, me parece un pica-pica estupendo.

Pero esta estaba fresca, fresca, y la hice al horno con unas patatas. Las que aparecen en la foto son de las de bolsa, congeladas prefritas (de las de freír, no de las de hacer en el horno, porque las de hacer en el horno suelen llevar más grasas). Sí, sí... donde estén unas patatas fritas de las de sartén de toda la vida, que se quiten estas, pero si vais con prisa a mediodía como es mi caso, esta es una solución aceptable. Si no, pues ya sabéis, a pelar, cortar, freír  y disfrutar de unas buenas patatas fritas.

En la pescadería pedí que me las abrieran y les quitaran la espina, pero la pescadera debía estar a otras cosas ese día y... dejó la espina y quitó la cabeza. Bueno... no pasa nada, tampoco es grave.


Para hacerlas se necesita:

Caballas frescas
1 Limón (zumo y un poco de la raspadura)
Sal
Pimienta
Pimentón dulce
1 diente de Ajo por cada caballa
Aceite de Oliva
Patatas

Se colocan las caballas abiertas en una bandeja de horno aceitada (yo suelo ponerle encima de la bandeja un papel de hornear, porque así, aparte de que se ensucia menos y cuesta nada de limpiar, también se protege la bandeja), y las rocío bien de limón exprimido.

Exprimidor de ajos

Por encima les pongo un poco de ralladura de limón, sal, pimienta y pimentón. Luego, con un aparatillo de los de aplastar ajos, exprimo un ajo encima de cada caballa. Les pongo un chorro de aceite de oliva por encima a todas ellas, y las dejo macerar unos 20 minutos.


Mientras precalentamos el horno a 200º.

Antes de meterlas al horno, si no estáis friendo las patatas como Dios manda, las rodeáis de patatas congeladas y lo horneáis durante unos 25 minutos (depende del tamaño del pescado). Las patatas se harán al mismo tiempo que el pescado.

Listo!

Es una receta sencilla y de diario, pero espero que os guste.

Rossella

martes, 28 de febrero de 2012

CAZUELITA DE ATÚN Y CALAMARES

Este es una de esos platos que yo llamo "de emergencia".
Casi siempre suelo tener un calamar y algún trozo de atún en el congelador, porque me sacan de muchos apuros. Además, me he dado cuenta de que si dejo los congelados encima de la encimera  de granito (que mira que me gusta poco la mía.... por mi la cambiaba, bueno, cambiaría media cocina, o mejor, me gustaría pasar la cocina al salón y el salón a la cocina! jaja), se descongelan en un momento, no sé por qué... Así que en un rato tengo un plato sabroso y que encima es versátil, porque si le pongo más caldo se convierte en plato de cuchara y con menos caldo, en una cazuelita para mojar pan.

Os cuento cómo lo hago. Los ingredientes son, para 4 personas:

2 Calamares medianos
2 lonchas de tronco de Atún
1 Cebolla
1 Pimiento verde
4 Patatas 
Piñones
Un vasito de vino tipo Tío Pepe (Fino, Manzanilla... el que más os guste)
1 Pastilla de caldo
Pimienta molida
Perejil
2 dientes de Ajo
Aceite de Oliva

Y lo primero que hago es picar muy fino la cebolla y el pimiento y hacer un sofrito con ellos junto con los ajos también muy picados.
Cuando está bien sofrito, casi casi que pensamos que se va a pasar, con mucho color, añado el calamar y el atún troceados, y unos piñones. Le doy unas vueltas a todo y cuando toma calor de nuevo, vierto la copa de vino y dejo que evapore un poco.
Entonces añado la pastilla de caldo, un poco de pimienta y perejil picado, cubro todo con agua y cuando empiece a hervir voy echando las patatas peladas y escachadas (cortadas en trozos, pero que el cuchillo no llegue a cortar todo el trozo y tengamos que romperlas).
Dejamos hervir a fuego lento unos 35 o 40 minutos y servimos.

Listo!

Rossella


SIEMPRE FUE DIFERENTE?

Creció solita en el árbol?
Puede que fuera la más popular del olivo...
La aceituna que nunca salía de casa sin sus complementos...


Esta aceituna rellena de anchoa se me apareció en una lata de aceitunas rellenas corrientes y molientes. Pero ella no... ella era especial.


lunes, 27 de febrero de 2012

CAPRICHOS DE CÍTRICOS


Este fin de semana hice una crema de limón para rellenar un brioche, pero como os dije, esta crema sirve para muchas otras cosas, por ejemplo estos Caprichos de cítricos.

Igual que hice la crema de limón, he hecho la de naranja, pero con la mitad de azúcar, porque las naranjas son menos ácidas. (Podéis ver cómo se hace la crema de limón pinchando aquí: Crema de Limón)

Bien, pues una vez hechas las dos cremas, necesitaremos unos pocos ingredientes más:

Galletas
Cointreau o Ron
Chocolate 70%
Mantequilla
Almendras laminadas
Hojas de menta para decorar

Preparamos una crema de chocolate fundiéndolo al baño maría con un poco de mantequilla (o en el microondas a mínima potencia para no quemarlo), y reservamos.

Trituramos las galletas.

Tostamos las almendras laminadas en una sartén.

Y hecho todo esto, pasamos a montar los vasitos (pequeños, estos son de no más de 6 centímetros de alto, son de chupito). En cada vaso vamos poniendo:

1º- Una cucharada de galletas trituradas.
2º- Unas gotas de Cointreau o Ron.
3º- Dos cucharadas de chocolate.
4º- El resto, hasta llenar el vasito de crema de naranja o de limón.
5º- Almendras
6º- Unas hojitas de menta para decorar.


Listo!
Servir bien frío.

Como veréis en las fotos, los de naranja han quedado más uniformes que los de limón. Esto es porque la crema de naranja la he puesto cuando todavía no se había enfriado y estaba más líquida. Podéis poner las cremas en caliente o en frío, según queráis que sea el resultado. A mi me gustan los dos.

Espero que os guste!

Rossella

viernes, 24 de febrero de 2012

BRIOCHES DE CANELA Y CHOCOLATE, Y DE LIMÓN

Ultimamente me ha dado por el dulce. Será por el frío... que ya se está acabando por aquí.... je (vaya excusa!)
El caso es que me he puesto a experimentar con este dulce y con la masa y la verdad es que no me ha resultado nada fácil. Me empeñé en que quería brioches buenos hechos por mi y estuve buscando recetas. Las encontré, claro, pero hay muchas, casi tantas como recetas encontré. Quiero decir que cada maestrillo tiene su librillo...


Así que cogí una de ellas y me puse, como ya os he dicho, a experimentar.
El primero me salió un churro. Estaba tan duro que si le dabas con él en la cabeza a alguien seguro que le tenías que llevar a Urgencias. El segundo empezó a dejarse comer, pero seguía estando con la miga demasiado apelmazada y no me gustó.
Seguí buscando recetas... y nada. Churros todos!


Al final comprendí que no era cuestión de cantidades exactas, que depende del tamaño de los huevos que pongas, del tipo de levadura, de el líquido que admita la harina... de un montón de cosas. Casi estaba por desistir cuando encontré la salvación. Es cuestión de porcentajes!
Los encontré en el libro Bread, de Jeffrey Hamelman, y son:


100% de Harina de fuerza
67% de Huevos
11,4% de Azúcar
2% de Sal
2% de Levadura fresca
50% de Mantequilla
9,6% de Leche entera


Para calcular las cantidades de cada ingrediente, lo que he hecho ha sido pesar los huevos sin cáscara, y a partir de ahí sacar el resto. Por eso no os pongo cantidades, tendréis que sacar la calculadora...




Otro problemilla que me encontré es que... yo tenía que amasar a mano!! nada de máquinas!! faltaría más!! La Virgen!! Llegué a pensar que la masa me iba a tragar entera!! Pero bueno, poco a poco, con paciencia (yo estuve a punto de tirar la masa pegajosa y caldosa por la ventana, lo reconozco), amasando, amasando, amasando, la masa poco a poco se fue transformando y dejando de pegarse a las manos y a la mesa de trabajo, y se convirtió en una masa elástica y fina, muy suave y con muy buena pinta. (Pero cuesta, advierto, mucho, así que si tenéis amasadora o Thermomix o algo por el estilo, os recomiendo que lo uséis).


Bien, pues dicho todo esto... Lo primero que hice fue calentar un poco la leche, hasta que estuviera tibia, y en ella disolver la levadura.


Aparte, en un bol grande, puse el azúcar, y le añadí la leche con la levadura, la tercera parte de la harina y mezclé con una cuchara de madera hasta que estuvo todo bien integrado.
Luego añadí los huevos ligeramente batidos y seguí mezclándolo todo bien.
Añadí otra tercera parte de la harina y continué mezclando.
Luego la sal y el resto de la harina. Mezclé bien y... ahora viene el jaleo... Enhariné la superficie de trabajo y vertí la mezcla.
Sólo queda amasar y amasar y amasar, echando harina de vez en cuando.
(Como os he dicho, dan ganas de abandonar, porque parece que nunca se va a despegar de las manos).


Pero llega un momento en el que la masa se despega un poco, y entonces añadimos la mantequilla en pomada y seguimos amasando durante un rato, hasta que la mantequilla desaparece entre la masa y queda bien integrada.


Entonces se vuelve a meter en el bol, y la dejamos reposar por lo menos dos horas y media, tapada con un paño limpio.
Sube, sube, y sube, que parece que se va a desbordar!




La sacamos, amasamos un poco para quitar el aire y la dividimos en dos trozos iguales.


Los aplanamos con el rodillo y los rellenamos, poniendo en uno, en el centro, dos o tres cucharadas soperas de crema de limón, y en el otro esparciendo por toda la superficie azúcar, canela y pepitas de chocolate.
Los enrollamos, dejando el relleno en el centro y los colocamos sobre un papel de hornear.
Precalentamos el horno a 180ºC y esperamos una media hora para que vuelvan a subir, tapados con un paño.
Los pintamos con huevo, y les ponemos por encima azúcar humedecido con agua de azahar.
Los metemos al horno durante unos 35 minutos (según horno, ya sabéis).


La crema de limón os la pongo en otra entrada, para que no os asustéis.

Espero que os guste!

Rossella

CREMA DE LIMÓN para rellenos y pasteles



Esta es la crema que he hecho para rellenar uno de los brioches que por fin he conseguido hacer. Es súper sencilla de hacer y os aseguro que está deliciosa, con el punto justo de acidez y dulzor.


Para hacerla necesitamos:

2 Limones grandes
1 taza (de las de medida) de Azúcar
2 Huevos grandes
250 gr de Mantequilla

(sí, es un montón de mantequilla, pero no me he equivocado)

Primero lavamos muy bien los limones, frotándolos con un cepillo y con jabón. Rallamos la corteza (sólo lo amarillo) y lo echamos en un bol metálico.
Partimos y exprimimos los limones (nos tienen que dar como para una taza de zumo de limón), y vertemos el zumo en el bol, junto a el azúcar, y los huevos, y mezclamos todo bien.

Ponemos el bol al baño María sobre una olla con agua, y acercamos al fuego (muy suave). Añadimos la mantequilla en trozos, y con las varillas vamos moviendo sin parar hasta que empiece a espesar, y seguimos cociendo 3 o 4 minutos más.

Apartamos del fuego y colamos. La guardamos en un frasco hermético en la nevera para futuros usos. 

Listo!


Espero que os guste!

Rossella

miércoles, 22 de febrero de 2012

La foto del Pan en Olla de Barro

Por cierto... que ayer hice pan en olla de barro, así que os pongo la foto para que lo veáis.
Buena pinta eh?? jeje
La receta la tenéis aquí: Pan en Olla de Barro


Por cierto, que a la masa le podéis añadir lo que queráis: queso, aceitunas, especias, semillas... al final del amasado.

EMPANADILLAS DE GAMBAS

Las empanadillas son una variante de las empanadas que se rellenan de carne picada y otros ingredientes, pero a diferencia de éstas, las empanadillas no se hacen al horno sino fritas. Esto es lo que me acabo de encontrar en... da igual, pero no estoy del todo de acuerdo.
Hay empanadillas saladas de hojaldre que se cuecen al horno, y empanadillas dulces de masa que no se hacen fritas, sino horneadas.
Pero no me voy a liar como los de Martes y Trece con Encanna y sus empanadillas, y voy a empezar con la receta.


Por supuesto, se puede comprar los discos de masa para empanadillas que ya venden hechos, pero yo he preferido hacer la masa casera, primero porque es muy fácil de hacer y segundo porque esta masa también sirve para hacer unas tortas fritas que, mojadas en azúcar y canela, están ricas ricas.

Para hacer la masa necesitamos:

1/2 Kgr de Harina
125 cl de Aceite de oliva
8 gr de Sal
15 gr de Levadura fresca
225 cl de Agua tibia

Primero disolvemos la levadura en el agua tibia y reservamos.
Segundo, mezclamos en un bol la harina con el aceite y la sal y amasamos un poco con los dedos. Ahora no es necesario que la masa quede perfecta, es sólo mezclarlo todo, y os quedará como un montón de grumos de harina aceitosa.
Tercero, añadimos la levadura disuelta en el agua y amasamos. Al principio se nos pegará muchísimo a las manos, pero poco a poco veréis que cada vez se pega menos. Estará lista cuando deje de pegarse a las manos. Entonces formamos una bola y la dejamos en el bol cubierta con un paño húmedo o film transparente, y la metemos a la nevera para que repose unas dos horas.
Cuando la saquemos habrá doblado su volumen. Entonces cogemos porciones de masa, amasamos un poco y estiramos con un rodillo. Cortamos con un cortapastas al tamaño deseado, o con un bol, vaso, plato pequeño... lo que tengáis a mano si no tenéis cortapastas.

Mientras la masa está reposando en la nevera, hacemos el relleno, para el que necesitaremos:

1 cucharada sopera de Mantequilla
2 cucharadas soperas de Harina
1/2  Cebolla
300 ml de Leche (más o menos)
400 gr de colas de gambas
Sal
Pimienta
Nuez moscada
Cilantro fresco

Rallamos la cebolla y la freímos en una sartén con la mantequilla hasta que dore un poco. Añadimos la harina, damos unas vueltas y vamos incorporando la leche poco a poco, sin dejar de remover. Sazonamos con sal, pimienta y nuez moscada.Como veis se trata de hacer un poco de bechamel con cebolla, no mucha cantidad, sólo la suficiente como para que las gambas no queden sueltas y se peguen un poco entre ellas.

 En otra sartén, salteamos las colas de gambas con un poco de sal y pimienta. Las picamos con el cuchillo, no es necesario que queden los trozos muy pequeños, y las mezclamos con la bechamel junto a un poco de cilantro fresco picado.

Con la mezcla resultante, vamos rellenando los discos de masa de empanadilla, los cerramos bien y los freímos en abundante aceite de oliva.

Se pueden servir calientes o frías, como se prefiera.

Como os he dicho antes, los discos de esta masa, se pueden freír tal cual, y quedan unas tortas como estas que veis en la foto y que espolvoreadas con azúcar y canela están muy ricas.

Espero que os guste!

Rossella

martes, 21 de febrero de 2012

CREPES DE CHOCOLATE con mantequilla de Ron


Las crepes reciben su nombre del latín crispus (crespo, ondulado), y se trata de una receta de origen francés hecha normalmente de harina, con la que se elabora una masa en forma de disco, y que se sirve con ingredientes tanto dulces como salados.
Son originarias de la región de Bretaña, al oeste de Francia, y actualmente son un plato consumido por todo el país. Durante el Chandeleur o Fiesta de la Candelaria y durante el martes de Carnaval, es tradición en el país vecino el divertirse comiendo las crepes que han superado la prueba de acrobacia. "Faire sauter la crêpe" es la expresión popular con la que se denomina al salto en el aire que se le da a la crepe para hacerla.


Esta receta me la pasó una amiga hace mucho tiempo y hacía años que no la hacía.

Hoy me he levantado de buen humor, cosa muy peligrosa en mi, porque puedo inventar cualquier cosa y comer mucho más de lo que necesito, por eso he decidido ponerme la dieta por montera y liarme con este postre que, os aseguro que está como para repetir, o sea, como yo, peligroso.

Para hacer unas 6 raciones de crepes se necesitan:

100 gr de Harina de repostería
15 gr de Cacao en polvo
1/2 cucharadita de Levadura Royal
25 gr de Azúcar
1 Huevo
175 ml de Leche
125 gr de Chololate negro 70%
25 gr de Pasas
25 gr de Almendras laminadas
Aceite de oliva

Y para la mantequilla de ron:

75 gr de Mantequilla
50 gr de Azúcar glass
3 cucharadas soperas de Ron

Primero hacemos la mantequilla de ron, batiendo la mantequilla hasta que esté blandita (como en pomada), y añadiéndole el azúcar y el ron, removiendo bien hasta conseguir una crema ligera y suave.

Luego hacemos los crepes. Para ello tamizamos la harina, el cacao y la levadura en un bol. Añadimos el azúcar, hacemos un agujero en el centro, tipo volcán, y dentro ponemos el huevo con un poco de leche. Batimos hasta que quede una crema homogénea y añadimos la leche restante. A esta crema incorporamos el chocolate negro troceado, las pasas y las almendras.

Hacemos las crepes en una sartén ligeramente aceitada hasta que estén cuajados y doraditos por un lado, entonces les damos la vuelta y los dejamos hacer un minuto más. Retiramos y mantenemos calientes cubriéndolos con un paño.

Servimos las crepes apilándolas una encima de otra y con una cucharada de mantequilla de ron por encima.

(Esto seguro que es pecado!!)

Espero que os gusten!

Rossella


Por cierto... se me olvidaba. La mantequilla cuanto más buena, mejor, claro, y el ron que yo uso es Cacique o Legendario (alias "Legionario", no preguntéis por qué....), porque son bastante dulces y le dan un toque como más cremoso a la mantequilla.

lunes, 20 de febrero de 2012

BUZÓN DE SUGERENCIAS

Hola a tod@s!

Dentro de poco, el día 25 de febrero este blog cumplirá 1 añito.
Un año ya desde aquel "Uf...".
Aquel día yo no tenía ni idea de llevar un blog, y todavía no tengo muy claro que ahora la tenga, aunque hago todo lo que puedo y le dedico todo el tiempo que puedo.

Ya os dije que no era cocinera y que no pretendía descubrir la pólvora con este blog.
A mi solo me gusta cocinar..., tener un sitio donde compartir las recetas que voy recopilando de un sitio y de otro y compartirlas con vosotros. Algunas de estas recetas son familiares, otras de amigos que me las pasan, otras interpretaciones mías que veo por alguna parte... un poco de todo.

Un poco de todo? Ahí voy!
No sé si falta algo en el blog, si echáis algo en falta, o si tenéis alguna sugerencia.

No estoy aquí para enseñar, sino para aprender.

Puede que se necesiten más recetas de pescado, o de aprovechamiento, o para niños, o... no sé, cualquier cosa que se os ocurra, por eso os pregunto:
Echáis algo en falta?


Aquí dejo el buzón de sugerencias, soy todo oídos (bueno, ojos! je).

Mañana aquí estaré con nuevas recetas y espero encontrar lleno este buzón.

Muchas gracias!


viernes, 17 de febrero de 2012

CLOTET

Vuelve la Abuela Cebolleta con una de sus historias... pero tengo que contarla si pongo esta merienda.


Clotet, en valenciano significa agujerito, hendidura pequeña en algo.





Cuando yo era niña había la costumbre de darnos para merendar "Pan amb ví i sucre" (pan con vino y azúcar)... No sé yo hasta qué punto eso era bueno para los niños, pero lo que si está claro es que nos daba una energía flipante, y eso debía ser lo que veían nuestros abuelos (porque esto solía ser merienda de casa de los abuelos): que nos poníamos muy contentos y con los coloretes bien marcados en las mejillas salíamos a jugar a la calle sin importarnos el frío. La verdad es que estaba bueno aquello... jaja.

Luego había otra variante: El Clotet, mucho más ligth que la anterior, pero más divertida de comer y para los golosos como yo, toda una delicia.

El Clotet consistía en cortar una punta del pan, que muchas veces solía ser de hogaza, sacar la miga y el agujero empaparlo con aceite de oliva y rellenarlo con bastante azúcar (a veces también con un poco de canela). Unas veces se tostaba el pan, si era del día anterior, y otras se comía con el pan tierno. A mi me gustaba de las dos formas. Se acompañaba con un vaso de leche, para completar la merienda.
La gracia estaba en ir mojando la miga en el agujero, y aquello estaba de muerte!!

Yo creo que a los niños de ahora puede llegar a gustarles esto, no se si tanto como los bollicacas, pero si les acostumbramos, esta puede ser una merienda sanísima.

Espero que os guste y que lo intentéis!

Rossella


jueves, 16 de febrero de 2012

La Lista y la Tonta



Me vais a perdonar que hoy no ponga receta.
Vengo de compras, pero no de compras de las que proporcionan paz y alegría de espíritu, no, compras de las de Gran Supermercado, y tampoco de las que te emocionan ante la expectativa de una nueva creación culinaria, no, de las de detergentes, servilletas, agua…. Esas cosas tan poco gratificantes, pero tan necesarias como poco gratificantes.

Estoy segura de que a esos Grandes Supermercados mucha gente va de paseo, tranquilamente, a ver qué se cuece… Otros van a merendar, con los niños y la abuela. Por cierto, que si el carrito lo lleva la abuela tira que te va, pero como se empeñe en llevarlo el niño y te toque delante…. Es misión imposible adelantarle, esquivarle o cualquier otro tipo de maniobra de despiste. Y yo con prisas…

Yo siempre suelo llevar lista, porque para tonta ya estoy yo, que no sé para qué me la llevo si luego no le hago ni caso y acabo con el carrito lleno de cosas que no pensaba comprar. Así que allí vamos, la lista, la tonta y el carrito (de los carritos no hablaré, que ya sabemos todos de qué pié cojean…) lleno hasta los topes, y aunque procuro al llegar a la caja poner lo que más pesa primero, para luego volverlo a colocar en la parte del fondo del carrito, y colocar en la cinta todo lo que necesita refrigeración juntito, y agrupo todo lo frágil, o lo de droguería…no sé por qué a la mayoría de las cajeras les da por mezclarlo todo. Bueno…en fin…

Lo que siempre se me olvida son las bolsas reutilizables. Tengo 500 o algo así en el garaje, muy cerca del coche, pero… Y digo yo, que me parece muy bien lo de la preocupación por el medio ambiente y todo eso, pero…por qué siguen entonces poniendo los alimentos en bandejas de poliloquesea? Por qué siguen envolviendo el pescado y la carne en 4 metros de film y su correspondiente bandeja de poliloquesea? El pan en bolsa de plástico, las latas de bebida con las argollas de plástico o envueltas en plástico, igual que la leche, el agua… Si casi lo de menos son las bolsas!! He usado 5 bolsas para meter mi compra, 5 bolsas finuchas, pero dentro de cada una podía haber medio kilo de plástico envolviendo otras cosas. Eso no perjudica?... Bueno…si algo se evita, bienvenido sea, pero yo seguiré olvidando las reutilizables.

Y ahora llego a casa, después de haber metido en el carrito 4 paquetes de 6 botellas de litro y medio de agua (entre otras muchas cosas, claro). Paquetes que han ido de la estantería al carrito, del carrito a la cinta, de la cinta al carrito, del carrito al coche y del coche a casa… Me perdonaréis, pero… me voy a dar un baño y a tomarme un té verde… (después de esto, no entiendo cómo engordo!)

miércoles, 15 de febrero de 2012

HACHIS PARMENTIER

Esta receta me la manda Merengue. Yo nunca antes había hecho este pastel de carne y puré de patata, así que, cuando Merengue lo nombró en la entrada sobre las patatas, se lo pedí y me ha pasado la receta. Me cuenta que cuando su marido no está, ella lo hace con carne de ternera, incluso a veces frita , pero cuando su marido ha de comer, la cosa cambia, porque él es francés y quiere la receta buena, la recette comme il faut!!

Así que ella me ha pasado la receta como debe ser, la auténtica, pero debéis saber que (y espero que no me lea su marido...) se puede hacer con ternera sofrita con cebolla y aceite de oliva, o con ternera hervida.

He de decir que, aunque ella la termina con pan rallado, yo me he permitido ponerle además un poco de queso parmesano rallado (y sigo esperando que su marido no me lea...) antes de meter al horno, y que al puré de patata le he añadido un poco de tomillo... (ups!)

En fin, os paso la receta del Hachis Parmentier de Merengue, luego con ella podéis hacer, como yo, folies!!

Para 6 personas, necesitamos:

- 1 kg de Patatas no harinosas
- 800 gr de carne de Buey hervida (normalmente procedente del "pot-au-feu", que es esa especie de cocido que hacen los franceses)
- 1/4 l de Leche
- unos 70 gr de Mantequilla
- Sal, Pimienta, Nuez moscada
- 2 Cebollas
- 3 cucharadas soperas de perejil fresco troceado
- 2 cucharadas soperas de Pan rallado

Se pelan y se cortan a trozos las patatas, y se hierven en agua durante unos 20 minutos. Se hace un puré con ellas, añadiendo la leche, la mantequilla, un poco de sal, pimienta y nuez moscada.

Se fríen las cebollas cortadas en trozos pequeños, en mantequilla.

Se pica la carne gruesa, se salpimenta y se mezcla con la cebolla y el perejil.

Se engrasa un molde (a poder ser rectangular), se echa la carne y después el puré por encima bien extendido con una espátula. Se espolvorea con el pan rallado y se mete en el horno una media hora, hasta que se dore, a 180ºC (depende del horno).


Se sirve bien caliente.

Notas: Cuenta Merengue que cuando está en España y no tiene buey, ella usa la ternera del cocido, aunque su marido asegura que no tiene nada que ver. La carne no se fríe en esta receta, pero si a alguno le gusta, adelante. Si no se tiene carne hervida, se hierve en un caldo con algunas verduras. Esta receta no lleva queso rallado por encima, sólo pan.

Bueno, pues como veis, yo no he sido muy obediente y he hecho la receta un poco a mi manera (por lo del queso y el tomillo), pero el resto de pasos e ingredientes los he respetado, y he de decir que estaba muy rico!! Repetiré! Gracias Merengue!!

Espero que os guste!

Rossella

martes, 14 de febrero de 2012

FRENCH 75

Pues por ser el día que es.... nos tomamos una copa?


El French 75 lleva, para una copa:


15 ml de Jarabe de Azúcar
15 ml medida de zumo de Limón
45 ml de Ginebra (yo uso Hendricks)
Champagne
Cerezas confitadas y piel de limón para decorar






Llenar un vaso Collins con hielo picado burdamente, añadir la ginebra, el zumo de limón y el jarabe y remover. Acabar de llenar el vaso con champagne.


Y.... brindar por un Feliz Día de San Valentín!!


Un beso a todos...


BIZCOCHO DE MANDARINAS

El otro día me regalaron unas mandarinas buenísimas, y como eran muchas, me puse a pensar en cosas que podría hacer con ellas. Se me ocurrió este bizcocho, que sabe muchísimo a mandarina. A ver si os gusta...

Para hacerlo he usado:

100 gr de Aceite de girasol
2 tazas de Harina para repostería
1 taza de Azúcar
1 sobre de Levadura Royal
2 Mandarinas grandes
1 Huevo


Primero, como siempre, precalentamos el horno a 180ºC.

Exprimimos una de las mandarinas para sacarle todo el zumo y lo reservamos.

Lavamos bien y cortamos la segunda mandarina. La ponemos entera, con la piel incluida, en la picadora y la trituramos bien. Añadimos el huevo, el azúcar y el aceite y seguimos triturando hasta conseguir una crema.

Esta crema la pasamos a un bol y añadimos el zumo de mandarina reservado y la harina con la levadura, poco a poco y con movimientos envolventes.

Vertemos la masa en un molde de silicona de los que tienen un agujero central (si no tenemos molde de silicona, habrá que enharinar el que usemos), y horneamos durante unos 40 minutos aproximadamente.

Cuando lo saquemos, dejamos que pase el primer calor fuerte en el molde, luego desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Listo!

Luego, si queremos, podemos ponerle por encima azúcar glass,
o
cubrirlo con un glaseado hecho con azúcar glass y un poco de zumo de mandarina,
o
cubrirlo con chocolate de cobertura,
o
emborracharlo con un poco de Grand Marnier rebajado en agua y con azúcar........
a gusto del consumidor.

Espero que os guste!

Rossella