...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

jueves, 16 de febrero de 2012

La Lista y la Tonta



Me vais a perdonar que hoy no ponga receta.
Vengo de compras, pero no de compras de las que proporcionan paz y alegría de espíritu, no, compras de las de Gran Supermercado, y tampoco de las que te emocionan ante la expectativa de una nueva creación culinaria, no, de las de detergentes, servilletas, agua…. Esas cosas tan poco gratificantes, pero tan necesarias como poco gratificantes.

Estoy segura de que a esos Grandes Supermercados mucha gente va de paseo, tranquilamente, a ver qué se cuece… Otros van a merendar, con los niños y la abuela. Por cierto, que si el carrito lo lleva la abuela tira que te va, pero como se empeñe en llevarlo el niño y te toque delante…. Es misión imposible adelantarle, esquivarle o cualquier otro tipo de maniobra de despiste. Y yo con prisas…

Yo siempre suelo llevar lista, porque para tonta ya estoy yo, que no sé para qué me la llevo si luego no le hago ni caso y acabo con el carrito lleno de cosas que no pensaba comprar. Así que allí vamos, la lista, la tonta y el carrito (de los carritos no hablaré, que ya sabemos todos de qué pié cojean…) lleno hasta los topes, y aunque procuro al llegar a la caja poner lo que más pesa primero, para luego volverlo a colocar en la parte del fondo del carrito, y colocar en la cinta todo lo que necesita refrigeración juntito, y agrupo todo lo frágil, o lo de droguería…no sé por qué a la mayoría de las cajeras les da por mezclarlo todo. Bueno…en fin…

Lo que siempre se me olvida son las bolsas reutilizables. Tengo 500 o algo así en el garaje, muy cerca del coche, pero… Y digo yo, que me parece muy bien lo de la preocupación por el medio ambiente y todo eso, pero…por qué siguen entonces poniendo los alimentos en bandejas de poliloquesea? Por qué siguen envolviendo el pescado y la carne en 4 metros de film y su correspondiente bandeja de poliloquesea? El pan en bolsa de plástico, las latas de bebida con las argollas de plástico o envueltas en plástico, igual que la leche, el agua… Si casi lo de menos son las bolsas!! He usado 5 bolsas para meter mi compra, 5 bolsas finuchas, pero dentro de cada una podía haber medio kilo de plástico envolviendo otras cosas. Eso no perjudica?... Bueno…si algo se evita, bienvenido sea, pero yo seguiré olvidando las reutilizables.

Y ahora llego a casa, después de haber metido en el carrito 4 paquetes de 6 botellas de litro y medio de agua (entre otras muchas cosas, claro). Paquetes que han ido de la estantería al carrito, del carrito a la cinta, de la cinta al carrito, del carrito al coche y del coche a casa… Me perdonaréis, pero… me voy a dar un baño y a tomarme un té verde… (después de esto, no entiendo cómo engordo!)

5 comentarios:

  1. Tengo una urgencia, he comprado noogles porque se empeñó mi hijo y no tengo ni idea de como hacerlos.Alguien me puede dar una receta sencillita, ehhhh!! .

    ResponderEliminar
  2. Canela, mira en Javi Recetas, que precisamente hoy ha publicado una receta que tiene muy buena pinta!!
    Tienes el enlace aquí al lado.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Lo has "bordao" Rossella. eso tiene arreglo, vente a vivir al moro y bye bye problema, eso sí, hazlo pronto, que por aquí, también, empiezan a haber carritos.
    Cuántas, cuántas veces he pensado eso mismo que tan bien acabas de describir, además, parece ser, que si pagas la bolsa, no contaminas, en todo caso, siempre es la grande sufisie la que sale beneficiada.
    Si me lo permites, te ha faltado lo del niño con rabieta y pataleando por los suelos porque quiere un bollymierda de moda, es ahí donde el refranero se pone en marcha:
    "Lo mejor de que un niño llore, es que llega alguien y se lo lleva"
    Por Dios...
    Y otro clásico, la ley de Murphy, justo cuándo llegas a la caja, la pobre cajera, se ha quedado sin papel en la registradora, coño, siempre me toca a mi, pues no, le toca a casi todo el mundo obsérvalo, encima ahora con la crisis, las grandes sufisies, aplican nuevas formulas merchandainsisticas, igual ingresos=menos personal, por lo que las colas en algunas grandes sufisies, empiezan a ser un infierno, con la abuela achuchando con el carro y el monstruo de las galletas exigiendo su bollymierda. Pero bueno, hay algunos super que dan puntos y no cobran por pagar con la Visa.
    Que bien se está en el desierto, coño, pero que bien.
    No desesperes, que aún falta mucho para la navidad.
    Que te siente bien ese té, ponle unas semillitas de anís estrellado, no ayuda pero da gusto.
    Muy buena tu entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Cocinamarroqui...

    Pues a vivir al moro no sé, pero lo que sí sé es que entro a la Gran Superficie peinada y relajada, y salgo como para entrar en un frenopático... parece que vengo de la guerra! jajaj, así que al moro o a Siberia, me daría igual en ese momento!!

    Para estas cosas, los mercados, las tiendas pequeñas... son mucho mejor, pero las prisas y el ir a lo práctico nos hacen olvidar muchas veces las cosas buenas...

    Gracias por el comentario!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Rosse! me ha encantado tu entrada!! me identifico totalmente... un personaje habitual es el de "la gansa" esa que leeeeentamente coloca y descoloca su compra en la cinta, luego leeeeeeeentamente lo mete en las bolsas, despues leeeeeeentamente busca en su monedero los céntimos del pico, y al final no los lleva y vuelve a meter toda la calderilla porque no lleva suficiente y te pone de los nervios porque tú llevas prisa... jejejejej. En fin que si, que mas razón que un santo llevas y super gracioso explicado! un beso. Te verde con anis estrellado?? lo pruebo!

    ResponderEliminar