viernes, 5 de octubre de 2012

PASTELITOS!

Por culpa de mi entrada anterior, me he vuelto loca.
Sí, me he vuelto loca buscando los dichosos pastelitos con licor. Ni que decir tiene que no los he encontrado a la venta y he buscado por todas partes, también en las máquinas expendedoras de snaks, que era donde los compraba en mi última etapa de zampabollos. Nada....ni rastro.
Y lo peor es que NO recuerdo el nombre!, así que por mucho que los he buscado por internet, tampoco los he encontrado.

Pero... He encontrado toooodos los demás pastelitos que me acompañaron en mi niñez y adolescencia. Qué recuerdos!

Buscando información sobre estos pastelitos, me encontré con un artículo de http://blogs.lainformacion.com firmado por Viruete, que me gustó especialmente, así que hago un copia-pega, porque él lo explica muy bien y no no podría más que reescribir sus palabras.
Este es su artículo:


"Son los pastelitos que han marcado varias generaciones, superando a diferentes ajustes de mercado y convirtiéndose en emblema de la infancia de cientos de miles de personas. Muchos seguimos disfrutándolos, y nos parecen tan ricos como el primer día.
Pero no se trata de tótems inmutables. Bony, Tigretón y Pantera Rosa han ido adaptándose a los tiempos, y luchando por permanecer atractivos y vigentes. Algunos de sus compañeros no lo consiguieron y desaparecieron. Nosotros vamos a repasar la vida de estos tres productos entrañables que han resultado ser unos auténticos supervivientes.

Tigretón – El secundario trabajador
Antes: El Tigretón fue creado como una especie de “sidekick” para la Pantera Rosa, el Robín de su Batman. La gente de Bimbo acertó con un potente nombre: Rocky seguramente comía tigretones de vez en cuando.  El felino presidía la cubierta, y con el paso de tiempo, trataron de potenciar su imagen y crearon una mascota para el bollo. Mascota mutante, de diferentes aspectos que nunca ha llegado a calar.

Ahora: El Tigretón sigue como siempre, con esa combinación que no falla de nata y chocolate. Es precisamente su punto débil: la podemos encontrar en cantidad de productos. La mascota se ha transformado en un tigre fortachón con pinta de haber abusado de los más débiles en el colegio. Consiguió una beca deportiva en UCLA y pero nunca llegará a ser profesional.
Lejos quedan ya los tiempos en los que existía incluso un Tigretón de vainilla.  Eso sí: es el único que forma parte del más celebrado chiste sobre pastelitos:
-Tu padre es un proscrito.
-Y el tuyo un Tigretón.

Bony – El eterno superviviente
Antes: El envoltorio más anodino de todos. Mientras que otros contaban con divertidos personajes este bollo no tenía otro reclamo que su propio sabor. ¿Qué diantres era un Bony? Nadie lo sabía, no parecía divertido y muchos no daban por él. Pero su arma secreta, la deliciosa combinación de bizcocho, chocolate y mermelada es para muchos entendidos la más conseguida de todas las aquí expuestas.

Ahora: No podemos decir que la cosa haya mejorado mucho a lo largo de los años. Sigue careciendo de gancho visual, pero al menos han personalizado su presentación, con colores que invitan al consumo. Eso sí: nos hemos enterado ahora de que Bony es… un mono. ¿Desde cuando? Desde que todo tiene que tener mascota.
Bony es, ante todo, un superviviente. Comenzó como uno más de la línea de productos de de Bimbo. Lo tenía todo en su contra: un envase genérico, un nombre anodino, carecía de mascota… y sin embargo, se ha mantenido, contra viento y marea, ganándose el apoyo de unos pocos. Ha visto caer a dingos, tarzanes y ahí sigue. El auténtico Mad Max de la bollería industrial.
Quizá la clave está  en un peculiar ingrediente, esa mermelada que le otorga un sabor único dentro de la repostería de supermercado. Entre los amantes de la confitura de frutas (o lo que sea) no tiene rival, con lo cual apela a un mercado target muy concreto. Una filosofía muy actual: prosperar a base de la especialización.


Pantera Rosa – La niña mimada
Antes: La Pantera Rosa siempre fue la favorita de los críos. Su popular personaje le hacía destacar desde el primer momento entre el resto de pastelitos de la línea, y así continúo siendo durante el resto de su existencia, hasta llegar a hoy. No sólo el exterior del producto era más mimado: la peculiar invención de su cobertura rosa, de sabor único, lo convertía en una experiencia única.

Ahora: El tiempo ha sentado mal al producto. Los dibujos del personaje no son tan populares como antes, y sus compañeros actualizaron sus diseños. Hoy por hoy destaca menos, aunque está tan bueno como siempre. Una espada de Damocles pende sobre nuestra amiga: la continuidad de la licencia para usar a la estrella del cine. ¿Sigue siendo rentable? Diríamos que, hoy por hoy, la consumen más los adultos que los niños.

Bucanero – La segunda oportunidad
Antes: El Bucanero podía presumir de algo. Tenía crema, como bien indicaba su envase, y además disponía de un nombre que sugería aventura. ¡Al abordaje! O quizá no…  Porque  nunca fue especialmente popular.
Ahora: Dingo desapareció en los años 80, hace unos 25 años. No fue una buena década para los piratas: Jack Sparrow quedaba aún lejos, y su supuestamente deliciosa crema no consiguió encandilar a los demás. Puro darwinismo aplicado a la repostería comercial.
Pero… ¡Algo mágico sucedió! Bimbo ha decidido recuperar la marca y resucitar al Bucanero, ahora encarnado en un simpático lorito. De momento, la respuesta está siendo algo tibia y es difícil encontrarlos en muchos supermercados. ¿Aguantará?

La misma suerte corrieron Kontis, Tunos o aquel Dingo, producto de breve vida que contó con una popular licencia: era el bollo oficial de Goofy. Tampoco le sirvió para librarse del ERE que sesgó la carrera de su compañero pirata."

Encontré algunos más aparte de los que nombra Viruete... Os acordáis de estos??

Y como seguí volviéndome loca buscando, también encontré varias recetas para hacer Panteras Rosas en casa! Jeje... Por ejemplo:

Aquí podéis encontrar la receta de Pepekitchen:



O esta otra de Recetín:




Estáis ya bastante empachados??
Si encuentro los dichosos pastelitos de licor os informaré debidamente.

Feliz fin de semana a tod@s!

Rossella

15 comentarios:

  1. Buenasss, no serían unos que tienen COINTREAU. Creo que fué con ellos con los que me introduje en la senda el alcohol....jajaja. He estado buscando el nombre pero tampoco los he encontrado. Pero estoy segurísimo de que eran esos, porque eran mis favoritos. Querida Rosella, de aquí a Alcoholicos Anónimos....jajaja. Mantenme informado. Feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iniesta de mi vidaaaaa!!! Digo.... Jose de mi vidaaaaaa!!! jajajaja
      Que sí, que eran esos!!!
      No te acuerdas del nombre?? Piensa anda!!
      Verdad que era muy fuerte que los vendieran así, a la ligera??? Anda que no me he comido yo de esos.... (y tu también, que te acabas de retratar!!!)
      Feliz finde!

      Eliminar
  2. que tengas mucha suerte en tu búsqueda!! de moemnto a mi me han entrado unas ganas enormes de ir a comprarme alguno hasta que haga las dichosas panteras rosas que se me han antojado, jejejej

    ResponderEliminar
  3. yo estoy salivando agggggggggggggg
    voy al super, tengo un ataque de golosinitis jajaja
    me ha encantado Rosella!
    besos
    [yo era capaz de comer 2 o 3 seguidos :(( 2 mínimo...]

    ResponderEliminar
  4. Hola!!! Como me gustaban estos pasteles. Sobre todo los Bonny con esa capa de chocholate y mermelada......que ricos. Pero ya no hacen las cosas como antes....que pena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por esas 100.000 visitas, PK!...Muy merecidas!...Muac!.

    ResponderEliminar
  6. Siempre se me adelanta jajajaja
    Eso, que como dice Monni, FELICIDADES POR LAS 100 MIL
    besos

    ResponderEliminar
  7. Las hamburguesas de bonito deliciosas!

    ResponderEliminar
  8. Ainssssssssss que cantidad de calorias en un solo vistazo!!! jajajjajajajaja

    Voy a ver si me entero de lo que buscas... el cotilleo me puede!!

    Ayyyy no he preguntao si podia entrar.. no vaya a estar esperandome con el rodillo detras de la puerta!!! jajajajja

    ResponderEliminar
  9. Que recuerdos princesa, me ha encantado tu post, me ha gustado un montón ver los envoltorios antiguos porque me parecía que estaba en el cole otra vez....felicidades por las visitas y te deseo un millon más....Mil besos tesorete

    ResponderEliminar
  10. Yo sigo comiendo Phoskistos. Lo veo.. lo compró..lo como.. en la calle si. Es para comer por la calle, eso es así de siempre.
    luego suelo mancharme la ropa guardando una especie de tatuaje que trae por aquello de buscarle un dueño y en general algo de prueba del delito deja en el bolsillo si
    En resumen es arriesgado comer Phokistos in situ,pero si te los llevas a casa no es lo mismo. Y además si te los llevas a casa el cromo manchado no crea problemas. Y no tendria ese plus de peligrosidad que hace más emocionante comer phoskitos

    ResponderEliminar
  11. El pastelito relleno de licor al que haces referencia se llamaba "Bombon Licor". Es verdad que la última vez que se vendían eran en máquinas de Snacks porque por un ligero porcentaje de alcohol se hacía malo venderlo en tiendas de niños. Originariamente se vendían en bares. Creo que uno de los fabricantes era Cropan (tambien hicieron los Horneros). Si encuentras Bombon Licor por favor dilo o como mínimo escribe los datos del fabricante para que le llamemos. Me da que se vende de forma muy local (pequeña fábrica con mala distribución), así que pido colaboración ciudadana para encontrar el "Bombón Licor Perdido"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón wetboy!
      Bombon Licor! Así se llamaban.
      No los he vuelto a ver... de momento, así que lo mismo te pido: si los localizas, avisa. Aunque yo ya estoy empezando a perder la esperanza..
      Gracias por tu aportación!

      Eliminar
    2. El Bombón licor ya no se hace,pero existe uno hoy en día que es exactamente igual, solo que no tiene licor ni cereza.
      Es lo mismo os que daréis con la boca abierta(para probarlo).
      Se llama BOMBÓN ORO es del Horno Santa Ana y se suele encontrar en super o tiendas con venta de galletas variadas a granel, envoltorio dorado y pastelito idéntico al antiguo tanto en forma como en sabor, hechas a faltar la cereza, eso si.

      Eliminar