lunes, 1 de octubre de 2012

TARTA COCOCHOCO


Esta tarta es fruto de la envidia.... sip.


El otro día, dando mi "vuelta de reconocimiento", me encontré con que en dos o tres de los blogs que visito habitualmente se habían publicado recetas de dulces borrachitos, y a mi que me encantan... no me pude aguantar y pensé "Ah! Pues yo también!!".
Me puse manos a la obra y esto fue lo que me salió, una tarta borrachita de coco y chocolate.




Me acordé de unos pastelitos que comía de pequeña (y de no tan pequeña... ejem) de cuyo nombre no quiero acordarme, que la verdad es que no sé cómo los vendían para niños, porque cuando abrías el celofán que lo contenía, sólo con los vapores de alcohol que salían de allí, ya te ponías más contento que unas pascuas! En serio... tenían mucho licor! no entiendo cómo... en fin... No recuerdo cómo se llamaban, pero el envoltorio era marrón oscuro, y creo que con la foto de un copazo! jajaj Sólo le faltaba el cigarrito al lado!!! Qué valor! jajaja
Pensé que podía intentar imitar aquel sabor.
(Por cierto que ya hace mucho tiempo que no veo esos pastelitos por ninguna parte, cosa que no me extraña, así que no os volváis locos buscando! jaja)

Vamos con la receta...
Los ingredientes para el bizcocho son:

150 gr de Harina de repostería
60 gr de Coco rallado
4 Huevos
100 gr de Azúcar
1 Yogurt natural griego
100 gr de Mantequilla
1 pellizco de Sal
1 sobre de Levadura tipo Royal
1 copa de Cointreau (opcional, si la tarta va a ser para niños no usar este ingrediente)


Los ingredientes para el frosting de chocolate son:

50 gr de Cacao puro en polvo
200 gr de Azúcar glass
70 gr de queso Mascarpone
130 gr de Mantequilla

Empezaremos por poner el horno a precalentar a 180ºC.

Para hacer el bizcocho:

En un bol ponemos los huevos y el azúcar y mezclamos bien con las varillas. Añadimos el yogurt y la mantequilla ablandada y seguimos mezclando. Cuando todo esté integrado, añadimos la harina, el coco, la sal, mezclamos y por ultimo la levadura. Batimos un poco más y vertemos la mezcla en un molde redondo engrasado de unos 22 cm de diámetro. Lo horneamos durante unos 30 minutos a 180ºC.
Para saber si está hecho, introduce una aguja o palillo de brocheta en el centro del bizcocho, y si sale limpio es que está hecho.
Desmolda el bizcocho y déjalo enfriar sobre una rejilla. Cuando lo coloques sobre la fuente de servir, le introduces el licor pinchándolo varias veces con una jeringuilla o pinchando la superficie con un palillo y repartiendo a cucharaditas el licor para que penetre.

Pastelito con la lata con la que lo horneé
Como veis, yo he horneado dos pasteles, uno grande y bajito y otro pequeño y alto. El pequeño y alto lo horneé con una lata de conserva (la que veis en la foto). Para ello sólo hay que quitar las dos tapas de la lata y lavarla bien. Para hornear la untamos bien por dentro con mantequilla y le hacemos una base con papel de aluminio bien apretadito. Vertemos la mezcla y horneamos. Para desmoldar sólo tenemos que quitar el papel aluminio de la base y empujar el bizcocho, que saldrá perfectamente. Quedan unos pastelitos ideales!

Para hacer el frosting:

Mezclamos en un bol amplio la mantequilla en pomada con el mascarpone. 
Tamizamos juntos el cacao con el azúcar glass y lo vamos dejando caer sobre la mezcla de mantequilla y mascarpone poco a poco y mezclándolo bien.

Metemos el frosting en la manga pastelera y decoramos la tarta.

Ah! Si se os ha olvidado sacar la mantequilla de la nevera, el truco que yo uso para ablandarla rápidamente es meterla en el microondas unos segundos, pero en función descongelado.

Listo!

Espero que os guste...

Rossella


16 comentarios:

  1. que maravilloso post para los que nos morimos por el dulce como yo, jejejeej genial, el bizcochito último que nos pones, bufff, a ese no le dejaba yo escapar, te ha quedado perfecto todo!

    ResponderEliminar
  2. El horneado en lata me ha encantado, ha salido fantástico! (como la tarta ojo)

    Eso dulces que comentas no me suenan :(

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. (no serán los tigretones, porque yo creo que los tigretones algo de alcohol también llevaban jaja)
    pinta deliciosa Rosella.
    Buena semana!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Desde luego te ha quedado maravillosa.
    El horneado en lata es un gran misterio para mi.
    Y las rosas, solo es cuestión de ponerte a ello, seguro que te queda genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. en este caso es envidia sana, te quedó un pastel precioso y tiene que estar delicioso, nada que em muero de envidia,jaja bsts

    ResponderEliminar
  6. Pues no es que me guste, es que me ha encantado, un bizcocho borrachito y encima con el frosting de chocolate encima, que mas se puede pedir. un beso.

    ResponderEliminar
  7. SÍ BWANA!!! Hay que ver cómo te pones chica. Y ¿me hablas tú de nombrecitos? Pues nada más leerlo a simple vista he leído "cocochocho" y no, es choco, en qué estaré pensando....jajaja. Muchisimas gracias por tu comentario, siempre tan vital, siempre tan...tan JODÍA. Sólo te pido un favor, VUELVE A FUMAR, que no te aguanto....;) Y después de ésto, me das dos besitos?

    ResponderEliminar
  8. Que pinta mas buena, y lo de hornear en la lata me ha encantado
    Besos

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que, cuando una se engancha a unos cuántos blogs, le salen un montón de recetas fruto de la envidia, ¿verdad? Cosas que no puedes esperar a hacer ni un segundo: "Si esta ha comido eso, ¡yo también!" jajajaja.

    Qué curioso lo de los pastelitos, no sé cuáles serán, pero tienen su gracia, por lo que veo, jajajaja. Esta tarta, con el toque de Cointreau, me encantaría, porque yo se lo echo a casi todo, eso sí, lo de hornear en latas se me pone complicado, el año pasado hice así unos panettones, y quedaron buenísimos, pero para ello casi me dejo el dedo en el intento (vale, sí fueron un par de puntitos, pero a una le gusta contarlo como si hubiera sido más, jajaja).

    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. !jo!, pues si que tenemos cosas en el disco duro olvidadas, lo del envoltorio y todo esto me ha hecho recordar !pero que mayores somos!..jja. Me encantan tus propuestas, a cual mejor. besos Acaramelada

    ResponderEliminar
  11. Que bien te sienta la envidia nena, porque este postre te ha quedado genial...
    Yo no recuerdo esos borrachitos, creo que no los he probao pero el tuyo no me lo pierdo
    Besotes tesorete

    ResponderEliminar
  12. wowwwwwwwwwwwwwww!!!
    tienes un blog bien chulo así que te sigo desde yaaa! un besazo,
    NIEVES.
    http://igloocooking.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  13. Hola linda Rosella :)
    veo que eres una envidiosa de las peligrosas eh!! porque mira lo que has hecho! es un puro pecado esta tarta, llena de choco, coco y cointreau :) HERMOSA!!!!
    yo no se que pastelitos son esos que dices :( que pena, seguro que estaban riquísimos!!!!!!
    feliz casi viernes amiga guapa!
    Juana

    ResponderEliminar
  14. Delicioso, tentador, para sibaritas... Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  15. Pues me muero de la envidia, maeeee mia de mi vida!!!! Ya me esta saliendo la vena borraxa jajajjajajjajaja

    ResponderEliminar
  16. No estoy segura pero respecto a los dulces con licor puede que te refieras a Konty pero éste fué posterior, si no recuerdo mal el primer dulce que hubo en España con licor se llamaba Bombón licor, ayer mi madre y yo nos acordamos de repente de ése dulce (es cierto que tenía mucho licor y que para niños obviamente no era muy apropiado), me encantaría poder comerme ahora uno!, al buscar en internet información sobre ése dulce (que no he encontrado) he visto éste blog y al ver que no conocías el nombre del dulce de licor te dejo ésta información por si te sirve :) . Saludos.

    ResponderEliminar