viernes, 23 de marzo de 2012

Viernes con "V" de Vino: LA CATA

¿Cómo se valora y clasifica un vino?: Con La Cata.
Y... ¿Cómo se cata un vino? Se trata de un análisis sensorial. Ahora os cuento un poco:

La cata puede ser:
- Comparativa, relacionando entre sí varios vinos.
- A ciegas, ocultando la marca o cualquier otro dato de las etiquetas.
- Vertical, catando un mismo vino, pero de diferentes añadas.
Varietal, comparando sólo vinos elaborados con la misma variedad de uva.

Los vinos se ofrecen ciegos, es decir, sin etiquetas que los identifiquen. Además, el catador no habrá fumado ni tomado café, o té, o... etc, al menos durante algunas horas previas a la cata. 
La cata se hará entre las once y la una del mediodía,  en una sala libre por completo de olores y silenciosa, y el catador no tiene que haber usado perfumes, after shaves o jabones olorosos.
El catador debe disponer de una mesa cubierta con un mantel blanco, una lámpara que ilumine bien, un recipiente para el vino que se descarta (escupe), y catavinos.


Son tres las fases por las que pasa una cata:

El análisis visual:

Al descorchar la botella, el primer elemento a analizar es su corcho, que debe estar humedecido por el vino (así se sabe que la botella ha estado siempre inclinada). Al presionar el corcho se debe comprobar su flexibilidad y su aroma (sólo debe oler a corcho ligeramente envinado). Se debe descartar cualquier botella con el corcho estropeado.

En un catavino, que es la copa que se usa para las catas, el catador se se sirve un poco de vino y le da un suave movimiento circular para que el vino empape todo el cristal.
En esta fase se observa el color, la transparencia, el brillo, la intensidad, los matices del pigmento y la formación de burbujas.

En un vino tinto, si presenta un color rojo púrpura, con matices violeta, es porque el vino es joven y no ha madurado lo suficiente. Si el color es rojo ladrillo, el vino tiene como mínimo dos o tres años.
Si se forman "lágrimas" en las paredes del catavinos nos indicará que se trata de un vino licoroso.






El análisis de los aromas:

Se huele el vino sin agitar la copa, y luego se repite la operación pero dándole un fuerte movimiento rotatorio. El aroma que desprenda se clasifica en tres tipos: Primario, el de la cepa, Secundario, el de la fermentación, y el Bouquet, producto de la crianza.

Los aromas pueden ser frutales, florales, herbáceos, tostados y especiados.

El análisis de las sensaciones en boca:

Son sensaciones como la acidez, impresiones dulces, la astringencia dada por los taninos, materia y cuerpo, equilibrio, persistencia de los aromas... etc.

Se cata tomando un pequeño sorbo de vino de forma que el aire pase a través del líquido, aspirando el aroma. Luego se pasa por toda la boca, frotando la lengua con el paladar para saber si el vino se engancha, es decir, si es áspero o tánico. Finalmente se escupe el sorbo.

Entre prueba y prueba, el catador se enjuagará la boca con agua natural y tomará un poco de pan, que no sea dulce ni salado.

Catar un vino, más que un arte, es una técnica, así que cualquier persona está capacitada para aprender a catar los vinos, sólo hace falta desarrollar los sentidos, una buena concentración y aprender las técnicas.


6 comentarios:

  1. Perfecta esta entrada, muy interesante. Habrá que practicar con un buen vino, como el que recomiendas en la entrada siguiente. Feliz fin de semana, Clara.

    ResponderEliminar
  2. Tomamos nota. Una caja de Iniesta, está ya de camino o eso esperamos.

    ResponderEliminar
  3. Que curioso lo que cuentas. Nunca habria imaginado algo asi. Es todo un ritual.
    Que interesante! Me ha gustado mucho.

    Bueno, ahora me pensare si en la otra entrada te dejo o no lo que te comente ayer jaja.

    :D

    ResponderEliminar
  4. lo cuentas muy Rosella
    una vez hice un curso de cata, reconozco que lo de escupir poco, era un curso informal y salimos un poco "achispados"
    el curso era gratuito porque se trataba de promocionar los vinos de aquí, de los cuales los tintos reconozco que eran bastante malillos, había uno de tea, un tipo de madera, que aquello te dejaba KO, los blancos muy buenos

    muy chula la entrada Rosella

    ResponderEliminar
  5. muy Rosella= muy bien Rosella jaja

    ResponderEliminar
  6. Que buen post! me encanta los vinos, eso sí prefiero tomar uno buena de vez en cuando y no uno malo seguido.
    En Argentina los dividimos por varietales(cabernet sauvignon, merlot, malbec, etc) cosa que a aquí en España no sucede, creo que aquí se le da más importancia a la procedencia, verdad?
    Que tengas un bonito fin de semana
    BEsitos

    ResponderEliminar