...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

lunes, 23 de mayo de 2011

ALLIOLI, QUE NO REPITE!!

Hacer All y Oli con el mortero, a la vieja usanza, no es nada difícil, sólo es cuestión de aguante de brazo y de ritmo.

Animaos a hacerlo, porque no tiene nada que ver con el de bote, y este además No Repite, lo prometo, porque tengo un truco.

A ver... Lo hago así:

Pongo a hervir una patata chiquitina (pues del tamaño de un albaricoque aproximadamente), cortada en lonchas finas, para que se cueza antes. De todas formas, no debe cocer mucho, sólo lo suficiente como para poder aplastarla, porque cuanto menos cueza, más duro saldrá el allioli luego (ale! otro truco gratis! os quejaréis!).

Mientras se cuece la patata, en el mortero pongo un pellizco de azúcar y dos de sal (sí, este es el truco para que no repita, el pellizco de azúcar), junto con tres ajos a los que les quito la parte central (que también ayuda para que no repitan). Esto lo machaco muy bien hasta que se forma una pastita muy suave.
Luego añado la patata hervida (muy poco, recordadlo) y vuelvo a machacarlo todo muy muy bien. Cuando está muy fino incorporo una yema de huevo y empiezo a dar vueltas a todo con la mano del mortero.

Sin dejar nunca de remover, y siempre en en mismo sentido, voy añadiendo aceite de girasol (porque el de oliva me resulta muy fuerte) a chorritos, poco a poco. Ya sólo es cuestión de aguantar el dolor de brazo....

Os quedará (o por lo menos, os tiene que quedar) con una textura como la de la foto, suave y muy firme.


Luego está lo de que se puede cortar mientras se hace.... pero.... bah! si no se piensa, no se corta!

3 comentarios:

  1. Esto esta muy bien,con lo que me gusta el allioli
    y lo que me repite,gracias guapa por darnos el truco.
    Me gusta mucho tu blog,me encanta la cocina,y este recetario que nos pones es una manera de saber hacer mas cosas.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. se puede hacer con leche ?para la receta del salmon con gambas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Yo nunca he hecho el allioli con leche. Me temo que no se puede.
      Pero si necesitas hacerlo con leche por algún motivo, se me ocurre que puedes hacer lechonesa y añadirle un diente de ajo. La lechonesa es mayonesa hecha con leche, y tienes la receta aquí:

      Se hace como la mayonesa, pero sustituyendo el huevo por leche, por eso la llamo Lechonesa.

      En el vaso de la minipimer pongo, por este orden:

      Un dedo de leche.
      Unas gotas de vinagre.
      Un pellizco de sal.
      Un buen chorro de aceite de girasol (unos tres dedos).

      Entonces meto el brazo de la minipimer hasta apoyarlo en el fondo del vaso y, sin moverlo para nada, comienzo a batir, hasta que la lechonesa empieza a cuajar. (AQUÍ PUEDES PONER UN DIENTE DE AJO PICADO) Entonces y sólo entonces voy subiendo el brazo de la batidora poco a poco hasta arriba y se va cuajando todo.

      A mi nunca se me ha cortado, pero.... puede hacerlo. Si esto pasa, se puede intentar arreglar añadiendo una cucharada de agua caliente y volviendo a batir, pero ya no queda igual de espesa y apetitosa...

      Espero haberte ayudado.
      Siento haberte contestado tan tarde...

      Eliminar