...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

martes, 3 de abril de 2012

UNA OLLA EXPRESS 71143




Hace algunos años una amiga regaló a mi madre una olla a presión. No era una olla cualquiera, tenía pinta de ser muy antigua. Su amiga le dijo que le quedaría muy bien como decoración en la cocina de la casa de campo, y que por eso se la regalaba. Mi madre le hizo caso, porque la olla era además muy curiosa, y la dejó en una esquinita de la encimera de la cocina.

La verdad es que aquello parecía más un artilugio bélico que otra cosa, por eso yo no le hacía demasiado caso a aquella olla. Además a mi las ollas express siempre me han dado un miedo horroroso, y aquella tan antigua y con una pinta tan poco segura, pues más todavía, aunque sólo sirviera de decoración.

El caso es que desde que tengo el blog de cocina, que me voy fijando en cosas que antes no les daba demasiada importancia, y esta olla es una de ellas.
Pensaba escribir una entrada sobre si es mejor o no la cocción en olla a presión, y sobre sus ventajas e inconvenientes (si es que los tuviera), y fue entonces cuando se me ocurrió detenerme a ver de cerca aquella olla de la esquinita de la encimera de la cocina de casa de mi madre.

En 1679, el físico anglo-francés Denis Papin inventó el “Digesteur” o “digestor a vapor” en un esfuerzo por reducir el tiempo necesario para cocinar alimentos, siendo este el primer intento conocido de cocinar a presión. El “Digesteur” se trataba de un recipiente hermético que utilizaba presión de vapor para incrementar el punto de ebullición del agua y como resultado cocinar más rápido.

Papin presentó su invento en la “Royal Society” de Londres en 1681, pero la novedad no prosperó y quedó como un estudio científico más, y no fue hasta el siglo XX cuando se hizo realidad el invento y se comenzasen a fabricar ollas a presión.

En 1919 se concede la primera patente de lo que se llamó “olla express” a Jose Alix Martínez, residente en Zaragoza (España). Y aparece con el número de patente 71143 en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial que se publicó en el número 798 de 16 de Noviembre de 1919, página 1480. En España ya se empieza a distribuir la Olla de Bellvis, que se denomina por sus diseñadores como Olla Express.

En 1938 el alemán Alfred Vischler presentó su "Flex-Seal Speed Cooker" en Nueva York. Aunque la idea de Vischler fue buena , el producto que captó la atención de las amas de casa fue la olla de presión "Presto", que aparece en 1939 en una feria mundial en Nueva York. Fue exitosa principalmente debido a su tapa fácil de cerrar eliminando la necesidad de pinzas y nueces de otros modelos.
Otra patente se concedió en Francia, en 1948, cuando M. Devedjian fabricó un modelo de cocción rápida al que llamó cocotte minute. En 1952 George Laverne perfeccionó el invento con un nuevo modelo de ollas de gran capacidad (300 litros) que llevaban un sistema de cierre especial. Este modelo tuvo un gran éxito y fue adquirido por el ejército francés.

Al año siguiente, en 1953, sale a la luz la supercocotte SEB (Societé d’Emboutissage de Bourgogne) fabricada por los hermanos Lescure. En 1954 la patente SEB se comercializa en España con el nombre de SEB-MAGEFESA y las ollas se fabrican en un taller de ferretería ubicado en Algorta.

A partir de 1978 las ollas a presión se hacen cada vez más completas y rápidas, perfeccionando los mecanismos de cierre y de seguridad, proporcionando así una mayor presión y una cocción más rápida. Lo que más ha evolucionado es la válvula. Los últimos modelos llevan un sistema llamado Food Control que además de indicar la presión evacua el oxígeno del interior de la olla. Al indicar la ausencia de presión la persona que manipula la olla sabe que puede abrirla con toda seguridad, y al cocinar sin oxígeno se consigue que los alimentos conserven intactas sus propiedades y su color natural.

Todos estos datos los he sacado de la Wiki, pero a lo que iba…
Fijándome en la olla de mi madre me di cuenta de que era una de aquellas primeras ollas express con patente 71143!!! Las de 1919!! La primera patente de lo que se denominó Olla Express!!!

Al principio me costó un poco verlo, pues la chapa metálica estaba un poco sucia, pero la limpiamos y… allí apareció el número de patente! Y oye… nos alegramos un montón de ver que teníamos un poco de historia de la gastronomía en la encimera de la cocina!!

Todas las fotos de la entrada pertenecen a nuestro “tesorillo”, y por "su culpa" me he estado reconciliando con las ollas a presión. He estado leyendo mucho sobre ellas y me he dado cuenta de que… no explotan!! (hasta ahora ver mi cara cerca de una de ellas era ver la cara del pánico).

El mecanismo de funcionamiento de la olla a presión es muy simple. Consiste en un recipiente con cierre hermético en el que los alimentos se cuecen a una temperatura superior a los 100ºC. Esto minimiza los tiempos de cocción, ya que su sistema de cierre evita la pérdida de calorías que se produce en las ollas y recipientes convencionales.
Además es una forma de cocinar limpia (porque no salpica) y sana, ya que permite que los alimentos conserven gran parte de sus valores nutricionales, aparte de que tiene usos muy variados: la comida se puede estofar, hervir o hacer al vapor.

Las primeras ollas a presión sí dieron más de un disgusto cuando la temperatura subía excesivamente, pues la presión, menos controlada que en la actualidad, hacía saltar la válvula y la olla explotaba. Pero hoy eso ya es historia!.

Y una vez convencida de la seguridad de las ollas a presión, os diré que a mi me sigue gustando mucho más el ir a vigilar la olla tradicional, mover el guiso, olerlo, probarlo… el chup-chup de la cocción a fuego lento… pero reconozco que la olla express es una gran aliada en la cocina moderna, y que no siempre se tiene el tiempo necesario para cocinar a fuego lento.

9 comentarios:

  1. Una belleza de olla!
    A mi me encantan las antigüedades, deberías darle un lugar privilegiado en la cocina por que es una bellezaaaaaa ;)
    Que pases una linda semana
    BESITOs

    ResponderEliminar
  2. Dsde luego una suerte , qué bonita!! Un abrazo, clara.

    ResponderEliminar
  3. Non ci posso credere che esistevano anche in passato!! credevo fossero un'invenzione dell'era moderna!! Io ne ho una paura folle.. è come vedere una bomba sui fornelli. So che è un grande alleato.. ma la temo.. Mia madre ne ha una.. ma non l'ho mai voluta provare!!!! Questa che ha la tua mamma è uno spettacolo.. mi piace.. arreda la cucina..!!! baci e buona giornata .-)

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado la entrada con las explicaciones de los inicios de la olla express y desde luego la vuestra es toda una joya.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios. La verdad es que fue toda una sorpresa "encontrarla".

    Feliz Semana Santa!

    ResponderEliminar
  6. Hola apreciado amigo quisiera saber si es posible y me pudierais decir si has tenido algun tipo de avaluo de tan magnifica pieza pues yo estoy interesado en adquirir una que tiene un coleccionista pero quiero tener un punto de referencia para ofertarle os agradeceria algun dato atte luis ramirez aetos127@hotmail.com muchas gracias y exitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo tengo una igual pero parece que la patente dice en tramite carmenabascal@yahoo.com.mx

      Eliminar
  7. Gracias por quitarme una duda que me reconcomía desde hace años.
    Dispongo de una olla como esta y por más que buscaba no daba con su procedencia dado que la placa de marca está muy desgastada.
    Gracias por la explicación.
    Saludos
    Salva - León

    ResponderEliminar
  8. sabe donde puedo conseguir una tapa para esa olla...resulta que yo tengo una igual!
    gracias.

    ResponderEliminar