...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

jueves, 19 de abril de 2012

SALMÓN CON SALSA DE TOMILLO Y LIMÓN



El salmón no es precisamente mi pescado favorito, porque lo encuentro un poco graso y pesado, y me canso de comerlo muy rápido, pero esta salsa le aporta un punto de acidez y frescura  que lo convierte en un plato estupendo.

Os voy a contar cómo hago esta receta y luego os contaré algunas cosas sobre este pescado lleno de vitaminas y grasas de las buenas.

Los ingredientes necesarios, para cuatro personas son:

4 filetes de Salmón fresco
2 ramitas de Tomillo fresco
1 Limón
1 diente de Ajo
2 yemas de Huevo
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

Lavamos bien el limón*, lo secamos y rallamos la piel con un rallador fino. Luego lo exprimimos y colamos el zumo.
          *(Tengo un cepillo de esos de limpiar las uñas para lavar los limones y las naranjas, única y exclusivamente para eso. Los lavo con jabón y frotando la piel con el cepillo, porque normalmente llevan bastante polvo y además les suelen poner ceras para que tengan mejor aspecto, así que con agua y jabón es como mejor los podemos limpiar, sobre todo si vamos a comer su piel)

Ponemos el zumo en un cacito junto con la ralladura, las ramitas de tomillo, el ajo pelado y una pizca de sal y pimienta. Lo llevamos a ebullición y dejamos que hierva durante un minuto. Apagamos el fuego y lo dejamos infusionar durante diez minutos tapado.

Untamos los filetes de salmón con un poco de aceite de oliva y los asamos en una plancha o sartén muy caliente. Los salpimentamos.

Colamos la infusión de limón y la mezclamos con las yemas de huevo. Lo calentamos al baño María, removiendo constantemente con unas varillas y añadiendo un hilo de aceite poco a poco hasta conseguir una salsa ligada.

Servimos el salmón con un poco de salsa.

Listo!

Ah! si la salsa nos queda demasiado espesa, la podemos aligerar con unas gotas de agua.

Os gustará...

Rossella

Y ahora, si os apetece, seguid leyendo un poco sobre el salmón...


El salmón pasa la mayor parte de su vida adulta en el mar y remonta cursos de agua dulce para desovar, de ahí que se clasifique como pescado diadrómico.
Los ejemplares jóvenes se conocen con el nombre de alevines. Estos miden de 15 a 20 cm y, tras vivir 2 años en agua dulce, emprenden el descenso a las aguas saladas donde alcanzarán la madurez. Cuando están cerca del mar ya han sufrido el cambio fisiológico necesario para que su sistema pueda separar y descartar la sal que entrará a su cuerpo. A partir de ese momento se les llama "smolts". La duración de su estancia en el mar es de 1 a 3 años y, tras ese periodo, los salmones, ya adultos, vuelven para desovar a los cursos de agua donde nacieron.

El salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados.
La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos.
El salmón presenta un inconveniente que comparte con todos los pescados azules y es su contenido en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico, por lo que se aconseja limitar su consumo en caso de hiperuricemia o gota. Además, cabe destacar el contenido de sodio, tanto del salmón ahumado como de las huevas, con respecto al fresco, debido al añadido de sal como conservante; aportan 1200 mg y 1500 mg de sodio. Por ello, tanto el consumo de ahumado como las huevas se desaconseja en caso de hipertensión u otros trastornos asociados a retención de líquidos.

5 comentarios:

  1. Hola precioso blog, interesantes recetas y unas fotos estupendas, en definitiva me gusta bastante, y como soy muy curiosa me quedo por aquí, salivando y con un ruido de tripas de aupa, Un saludo y hasta pronto.... Ahhh para no perdete me voy directa a hacerme seguidora.

    ResponderEliminar
  2. Qué salsa más buena Rosella, y qué fácil!. A mí tampoco me gusta demasiado el salmón por la misma razón que tu, en papillote y sobre todo ahumado sí que me gusta. Lo probaré con la salsa de limón

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta el salmon .... asi que tu receta me gusta !
    Tus comentarios de las brioches al azafran & chocolate ya estan publicados: a veces, no sé porqué, les comentarios se puestan como "spam" y tengo que decir que no son "spam" para que aparezcan.
    Buen fin de semana Rossella ;-)

    ResponderEliminar
  4. Miguel.

    No soy buen cosinero, pero tu investigación sobre el salmón me gusto. Me recomendaron omega-3 porque traigo bajo el colesterol bueno.

    Me voy aprender la salsa.
    Gracias!

    ResponderEliminar