jueves, 31 de mayo de 2012

BUNDT DE NUTELLA


Esta mañana he ido al banco, lugar al que ya me da pánico entrar, porque no sabes si los que te pueden atracar van a entrar o son los que ya están dentro... Pero no tenía más remedio que hacer unas gestiones, así que me he puesto mis vaqueros más zarrapastrosos y mis zapatillas más viejas (más que nada por protección... que no pensaran que yo podía tener más de 50 céntimos) y me he atrevido. Y esto no lo contaría si no me hubiese pasado algo relacionado con la comida (sí, estaba en un banco, del parque no, de los que tienen tu dinero... y les cuesta soltarlo).

Serían las once de la mañana más o menos, y cuando he entrado sólo había una chica delante de mi y un señor al que estaban atendiendo. Como lo del señor parecía que iba para largo, me he sentado en una de esas sillas incómodas de esperar. La empleada del banco hablaba por los codos y se levantaba a la impresora unas 20 veces por minuto. Y digo yo que ya les podían poner una impresora para cada dos mesas, porque el recorrido de la mesa a la impresora era como para llevarse la merienda para el camino!!
En uno de esos viajes, veo que la empleada, que por cierto iba muy arregladita con su lazo y todo en la cabeza a modo de Ratita Presumida, desaparece por una puerta y a los diez segundos vuelve a salir. En ese viaje a mi me tocaba fijarme en sus zapatos, de plataforma de madera, demasiado altos para tanto kilómetro como se debe hacer al día, y sobre todo demasiado ruidosos... Al estar yo fijándome en sus zapatos, no la he mirado la cara, claro, hasta que se ha sentado en su mesa, y ha sido entonces cuando lo he visto.... Tenía una mancha de chocolate bastante grande justo al lado de su boca, casi en la mejilla!!! El señor al que atendía no le decía nada y yo no podía decírselo con la mirada ni con gestos porque ella estaba muy concentrada a lo suyo... Y yo sufriendo!
Pero lo peor ha sido que la chica que estaba delante de mi esperando, cuando le ha tocado el turno... tampoco se lo ha dicho!! y no creo que por educación, porque al acabar con sus gestiones y darse la vuelta para irse su cara de a punto de explotar de la risa era todo un poema!... Y yo sufriendo!
Así que me ha tocado la embarazosa situación de tener que decírselo yo... 
Era Nutella y tenía dos sandwiches detrás de la puerta por donde había desaparecido, y como se los había comido tan rápido... (que debían estar a rebosar de Nutella, porque la mancha de su mejilla era bastante considerable...)

Por eso pongo hoy esta receta que ya casi tenía olvidada y que he recordado en el banco.


Los ingredientes que se necesitan son:

330 gr de Harina
30 gr de Harina de Maíz
1 sobre de Levadura tipo Royal
1 cucharadita de Sal
200 gr de Mantequilla en pomada
200 gr de Nutella
160 gr de Azúcar
4 Huevos
225 ml de Leche

Primero precalentamos el horno a 180ºC.

Mezclamos los dos tipos de harina y los tamizamos juntos tres veces. Reservamos.

En un bol grande hacemos una crema con la mantequilla y el azúcar, mezclándolos bien y batiendo hasta que quede suave. Cuando tengamos la crema, le añadimos los huevos uno a uno, es decir, añadimos un huevo y hasta que no esté bien integrado no añadiremos el otro.
Luego incorporamos la Nutella y mezclamos bien.
Ahora vertemos la mitad de la mezcla de harinas, removemos hasta integrarla, añadimos la mitad de la leche y seguimos batiendo. Cuando esté cremoso repetimos la operación, primero con la mitad restante de las harinas y luego con la mitad restante de la leche.

Vertemos la mezcla en un molde para bundt y horneamos durante unos 45 minutos, o hasta que al pincharlo con un palillo éste salga limpio.

Cuando lo saquemos del horno, lo dejamos reposar 10 minutos en el molde, luego lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Listo!

Espero que os guste.

Yo la próxima vez que haga, le llevo a la del banco!! jaja

Saludos

Rossella

martes, 29 de mayo de 2012

LA SALSA DE CERVEZA DE "RECETAS 16"

Por fin "Recetas 16" se ha decidido a publicar otro de sus platos. Yo pensé que se cansaría a la tercera receta y... ya lleva cuatro!!. Espero que siga con sus experimentos en la cocina... y espero no arrepentirme de lo que acabo de decir!!
Esta vez se trata de una salsa para pasta. Os dejo con ella tal cual me la ha pasado:


Salsa de Cerveza para situaciones de emergencia.

Pues detrás de esta salsa hay una historia… Estábamos mis amigos y yo (6 en total) en una especie de finca de una amiga, y bueno, la patrulla encargada del aprovisionamiento había sido… cómo decirlo..... rácana!. Habían comprado cervezas como para parar un tren, unas cuatro hamburguesas más o menos, tomate triturado y unos cuantos macarrones. El objetivo era sobrevivir durante un día entero. Difícil ¿eh? Menos mal que conseguimos encontrar en la casa unas cuantas longanizas, unas doce más o menos y unas cuantas bolsas de patatas y la cosa se arregló bastante. Pero claro… Somos unos gordos y en una primera barbacoa nos comimos todas las longanizas, dos hamburguesas bien divididas -más o menos-, las bolsas de patatas y cómo no la mitad de las cervezas. Así que para la cena nos quedaban dos hamburguesas, latas de tomate triturado, algo de aceite de Dios sabe cuándo y macarrones en cantidades industriales. Así que ni cortos ni perezosos mi amigo Mel y yo entramos en la cocina y vimos qué cocinábamos con esas “cosas”. Por cierto, la cerveza sabía a gloria.



La receta d’esta cosa es la siguiente;

Receta (Para 6 personas comilonas)

Para esta receta vamos a necesitar: 

- 3 Latas de tomate triturado (Que no frito).
- 1 Botellín de cerveza, un quinto creo que se llaman.
- 1 Paquete grande de macarrones. 
- Agua
- Aceite
- 2 Hamburguesas que te sobren de la barbacoa
- Sal
- Los dedos y mucho, mucho humor. 

Elaboración: 

Lo importante es la salsa, hacer macarrones voy a dar por obvio que todos sabemos hacer ¿No?

Abrimos los botes de tomate como podamos, si hace falta con los dientes, ponemos un poco de aceite en la sartén, nada exagerado, un par de gotas para “lubricar” esta, echamos las tres latas de tomate y las sofreímos como podamos. Troceamos las hamburguesas y echamos los trocitos dentro de la salsa, la agitamos y procuramos que se quedasen bien hechas (igual demasiado, pero estaba rico igual). A continuación echamos medio quinto y lo removemos bien dejando que se empape todo bien de cerveza, repetimos el proceso con la otra mitad. Nos maravillamos con el aroma de la cerveza en plena cocción. Claro que ahora queda lo importante, echamos la sal para darle un toquecito y apretamos bien los trozos de hamburguesa contra la sartén para que cojan algo del sabor de la cerveza y el tomate y tengan jugo. Y LISTO, esta salsa como podéis ver es tremendamente fácil de usar, ya os digo que es de emergencia y la verdad es que está muy rica. La cerveza potencia el sabor de la carne y le da un suave sabor a malta y cebada que está acojonantemente bueno. Deberíais probarlo, supongo que si se hace de un modo algo menos chapucero que las veces que la hemos hecho mis amigos y yo quedará todavía mas buena.

Con solo deciros que cuando se acabaron los macarrones hicimos más salsa y nos la comimos con los dedos… Sin carne ni nada, sólo tomate con cerveza, está espectacular.

Recetas 16.                       

lunes, 28 de mayo de 2012

TORTILLA DE PARMESANO Y RICOTTA CON SALMÓN


Este fin de semana me ha dedicado a las plantas, que las pobres estaban fatal. Algunas tenían una cara de susto... como si hubieran estado a la intemperie todo el invierno y no les hubiera hecho demasiado caso!! (ejem...), y otras habían pasado a mejor vida directamente (pobres...).

Es que como ya está aquí el buen tiempo, pues ya va apeteciendo comer en la terraza, y si es rodeado de verde, pues mejor.
Me fui al vivero y compré un montón de plantas aromáticas, que además de venirme bien "pa lo mío", ahora cuando entras y sales de casa, se nota un olor buenísimo a romero, tomillo, albahaca, orégano, salvia, hierbabuena, menta... mmmm me encanta! Eso sí... 200 kilitos de tierra que me moví y repartí yo solita, a mediodía, con un sol de justicia, que acabe más allá que acá! Tenía que reponer fuerzas, así que hice estas tortillas para comer, que con una sangría blanca y una ensalada, nos quedamos más a gusto que los arbustos que acababa de plantar. Algo rápido y rico.

Para hacer una tortilla necesitamos:

2 Huevos grandes
Un buen puñado de Parmesano recién rallado
1 cucharada de Ricotta
Albahaca fresca picada
2 lonchas de Salmón ahumado
Sal
Pimienta recién molida

Y se hace como cualquier tortilla normal. Se baten los huevos, se les añaden los quesos y la albahaca y se remueve. Salpimentamos, pero con muy poca sal, porque el parmesano ya lleva bastante, y cuajamos la tortilla, procurando que quede melosa por dentro.

Colocamos el salmón cubriendo el plato y encima servimos la tortilla. Listo!

Menú de verano en la terraza.

Feliz semana a tod@s!

Rossella

PD. Ups, acabo de ver, al enlazar la receta de la sangría blanca, que todavía no he puesto la foto!! Pues nada.... tendré que volver a hacer sangría, qué disgusto!! je!

domingo, 27 de mayo de 2012

MAGDALENAS (CUPCAKES) TRES CHOCOLATES



Hace poco estuve a punto de hacer cupcakes y al final me decidí por algo más ligero, pero cuando yo me empeño en algo.... cuando algo se me mete entre ceja y ceja.... pues, o lo hago o exploto! Y como eso de explotar no es algo que me apetezca mucho hacer ahora, con el calor que hace, pues el viernes, aprovechando un café con amigas como excusa, me puse manos a la obra.

Iban a ser cupcakes, pero cuando me disponía a hacer el frosting me encontré con la "agradable" sorpresa de que no tenía suficiente azúcar impalpable... Bueno, no pasa nada pensé, lo hago en la Thermomix moliendo azúcar normal y lo añado, no es lo mismo, pero tampoco se notará mucho... Así que pasé al Plan B. Y es que hay días en los que si la cosa está de Dios que no, pues es que no, por mucho que nos empeñemos. Tampoco me quedaba azúcar normal!!! Pero... cooooooomo????? pensé. Cómo puedo no tener azúcar???? Vamos, que vienes de dejarte un pastoncio en el supermercado y no has comprado más que tonterías y azúcar no???? Bueno, bueno... el acabose! Tenía que pensar en un Plan U de Urgencia!: Es mu triste de pidir, pero más triste es de robar... Y fui a pedir. JA! Que la vecina no estaba!!!
Y seguro que os preguntaréis, y... por qué no fuiste al súper de Paco, que te pilla al lado???? Pues porque no. Porque estaba yo como para poner un pie en la calle!! Con ropa de trapillo, pelos de loca y sin pintar ni el colorete. Vamos, que salgo así a la calle y con ansias de azúcar y me llevan a Urgencias!

Rápido! Piensa!
Y así fue como pensé en el Plan ARE de Aprovechamiento de los Recursos Existentes. Tenía nata para montar en la nevera y tenía unas cucharadas de chocolate con azúcar del intento de hacer el frosting antes de darme cuenta de que no tenía suficiente azúcar. Hice nata trufada. Y así los terminé. Pero claro, ya no eran los cupcakes que yo quería hacer. Por eso los ha llamado Magdalenas.

Vaya rollazo terapia que os he soltado, pero a alguien le tengo que contar mis problemas, y esto me sale mucho más a cuenta que un psicólogo... Vamos con la receta.

Ingredientes para las magdalenas (salen unas 17):

225 gr de Harina
80 gr de Azúcar moreno
90 gr de Azúcar blanco
1 pizca de Sal
3/4 de cucharadita de Bicarbonato
90 gr de Mantequilla
60 gr de Chocolate 70% cacao troceado
20 gr de Cacao amargo en polvo
1/2 taza de Agua muy caliente
125 ml de Crema agria
2 Huevos grandes
1 pizca de Vainilla

Ingredientes para el relleno:

125 ml de Nata
120 gr de Chocolate con leche troceado

Ingredientes para el frosting:

90 gr de Mantequilla en pomada
80 ml de Nata
1 pizca de Sal
40 gr de Cacao amargo en polvo
1 cucharadita de Vainilla
450 gr de Azúcar impalpable

Empezamos haciendo las magdalenas, y para ello, tamizamos juntos la harina, el azúcar (moreno y blanco), la sal y el bicarbonato. Reservamos.

En un bol ponemos la mantequilla, el chocolate troceado y el cacao en polvo, y vertemos por encima el agua caliente. Dejamos reposar un minuto y removemos bien hasta formar una crema. A esta crema añadimos la crema agria, los huevos y la vainilla y mezclamos hasta que todo esté bien integrado.
A esta masa, le añadimos los ingredientes secos que habíamos reservado, y batimos hasta que quede una masa suave.

Vertemos la mezcla en los moldes y horneamos a 180ºC durante unos 15 minutos (o hasta que al pincharlos con un palillo éste salga limpio).

Ahora hacemos el relleno. Sólo hay que calentar un poco la nata y el chocolate troceado y remover hasta que se deshaga el chocolate en la nata. Se puede hacer en el microondas, con cuidado (yo lo hago con el microondas a baja potencia y calentando de 10 en 10 segundos, para vigilarlo y que no se queme). Reservamos.


Para hacer el frosting (que es lo que yo no pude hacer, y que luego os explico lo que hice), mezclamos hasta que quede bien cremoso la mantequilla en pomada, la nata, la sal y el cacao. Añadimos la vainilla y seguimos batiendo, y añadimos el azúcar y batimos (yo lo hago en un bol y con un tenedor, porque así de paso hago bíceps....), batimos y batimos durante por lo menos 8 minutos, hasta que quede cremoso y esponjoso.

Bien. Ya lo tenemos todo. Ahora sólo queda montar los pastelitos.
Con un descorazonador de manzanas, vaciamos un poco del centro de cada una de las magdalenas, y rellenamos con la crema de chocolate con leche. Luego, con una manga pastelera, los decoramos con el frosting.
Por encima podemos espolvorearlas con cacao en polvo o con trocitos de chocolate.

Como ya os he dicho, yo no tenía azúcar de ningún tipo, pero ya había comenzado a hacer el frosting con el poco azúcar impalpable que tenía (unos 100 gr), así que añadí dos cucharadas de esa crema a la nata que monté, y me quedó como una nata trufada que estaba bien rica y suave.

En fin... cosas que pasan por no apuntar AZÚCAR en la lista de la compra...

Saludos a todos y espero que os guste la receta.

Rossella




jueves, 24 de mayo de 2012

LA FARMACIA

Estoy dándome cuenta de que hace mucho tiempo que no cuento una de mis historias relacionadas con el comer, con la comida o con algún ingrediente, y no puede ser... con lo que me gusta!!

En esta historia hay dos protagonistas, bueno, tres, pero una de ellas no es persona, es, como de costumbre, algo de comer.
La primera protagonista es mi Tía Carmiña, el papel secundario lo defiendo yo (muy dignamente, por cierto), y las terceras protagonistas son las cerezas "aliñadas".


Ya estamos en tiempo de cerezas (caras, porque las primeras siempre lo son), y en la casa de campo de mis padres ya están empezando a recoger las del primer cerezo que da sus frutos (hay tres y dan cerezas durante todo el verano, primero uno, luego el otro dentro de unos 15 o 20 días y al final el último en florecer). Son cerezos grandes, que ya tienen sus añitos y dan unas cerezas muy buenas dos de ellos (las del tercero siempre son un poco ácidas y poco dulces), y por este motivo tenemos cerezas para dar y regalar.... algo hay que hacer! No las podemos dejar perder!

Recuerdo que hace unos años mis tíos Juan y Carmiña venían todos los veranos a pasar unos días al campo. Mi tía era feliz allí.... siempre trajinando, siempre ideando cosas. Recuerdo que cuando ella estaba por allí los centros de flores estaban por toda la casa, porque los hace como nadie. Con cualquier piedra, cuerda, 4 flores y dos ramas podía hacer una maravilla. Nunca los días del Santo de mi padre han estado tan decorados y con tanta gracia como cuando ella estaba "al mando". Porque al mando estaba ella, aunque diga que no.... (que ella es muy organizadora!! jaja). Mi madre en la cocina y ella en la decoración son dos fenómenas!! Y yo... de pinche de las dos.

Uno de aquellos veranos en los que recogíamos las cerezas, a mi madre se le ocurrió la feliz idea de poner unas cuantas en aguardiente. Bueno, unas cuantas.... por lo menos 3 kilos! Era un tarro enorme, de cristal. Quitamos los rabitos de las cerezas, las metimos en el tarro y las cubrimos con aguardiente... Sólo quedaba esperar. Esperar.... Esperar.... Un poco más.... Esperar...En unas 2-3 semanas ya podrían empezar a comerse, aunque cada día mi tía y yo hacíamos la cata pertinente, por si acaso se adelantaban...claro. Pero no, no se adelantaron y el tarro mermó un poco... en fin. Pero cuando estuvieron listas.... Qué buenas estaban!! Todo el día hacíamos viajes a la cocina!! jajaja Cerecita viene, cerecita va...

Un día me dice mi tía: "Ay Rosse! Tengo un dolor de cabeza que me muero! Creo que necesito una aspirina!!, me voy a la Farmacia..." Y la veo que se va directa al tarro de las cerezas!!! Recuerdo que pensé... "pues vaya!! así no se le va a pasar!" Hasta que me di cuenta de que al tarro le llamaba La Farmacia!! jaja... Decía que esas cerezas te quitaban todos los males! Qué risa! Ya estuvimos con "dolores" todo el verano!! jajaja
Desde entonces que siempre tengo una Farmacia en casa.... por si acaso!
Es una buena forma de conservar las cerezas, porque duran todo el año. Además, bañadas en chocolate están ricas, ricas y ya dejan de ser aspirinas para pasar a ser antibióticos....

Os dejo por aquí unas fotos de mi Farmacia... Podéis picar si os duele algo... 

Besos Tía Carmiña!

Rossella

PD. Qué difícil es hacer fotos de tarros de cristal!!!!

miércoles, 23 de mayo de 2012

HAMBURGUESA DE ESPINACAS



Tal y como os dije ayer, hoy os traigo la receta de las hamburguesas de espinacas. Para los reticentes, el sabor de las espinacas se nota poco, pues van muy bien acompañadas. Son suaves y nutritivas.

Se hacen con:
(para 4 hamburguesas)

1 bolsa de Espinacas de las que vienen limpias y cortadas
250 gr de Queso manchego semi curado
1 bote pequeño de Maíz dulce
1 Zanahoria
1 Huevo
4 cucharadas de Pan rallado (más un poco más para empanar)
Sal
Pimienta
1/2 diente de Ajo

Las espinacas las cocinamos como en la receta de la tortilla de espinacas y requesón, es decir, en una sartén sin aceite, para no aportarles agua ni restarles vitaminas. Cuando hayan reducido las reservamos y dejamos que templen un poco.

Una vez templadas, las ponemos en un bol y les añadimos el queso rallado, el maíz, la zanahoria rallada, un huevo y el pan rallado. Mezclamos bien y sazonamos con sal, pimienta y el medio diente de ajo prensado.

Dejamos reposar media hora y formamos las hamburguesas. Las pasamos por pan rallado y las asamos con un poco de aceite de oliva.


Listas!

Se pueden comer con panecillos de hamburguesa o sin. En casa las preferimos sin,  con unas patatas fritas y un poco de mayonesa o crema de nueces.

Espero que os gusten.

Rossella

martes, 22 de mayo de 2012

TORTILLA DE ESPINACAS Y REQUESÓN

Creo que ya conté en una entrada que las espinacas tienen mucho menos hierro del que pensábamos, que todo fue un error de baile de cifras a la hora de anotar la cantidad de hierro que tenían cuando las analizaron... y yo no sé si terminármelo de creer. Bueno, sí, me lo creo, pero prefiero seguir pensando que no, que las espinacas son buenísimas y tienen mucho hierro y muchas vitaminas del tipo "V" como me decía mi madre.

Mi hijo tiene 16 años y mide 1,95... no está mal, nunca ha estado enfermo de nada importante y ha crecido fuerte y sano. Cuento esto porque creo que se debe a que de pequeño lo que más le gustaba del mundo eran las hamburguesas de espinacas (mañana os paso la receta), el pescado al horno, las Natillas Danone (deberían ponerle un monumento en la puerta de la factoría Danone!!!), y el fuet. Cuando le daba algo de esto, generalmente para cenar, se le iluminaban los ojos y rebañaba el plato. Ahora le sigue gustando, pero ya no me da tantos besos y achuchones cuando se lo preparo!! jaja


Así que sí. Yo les tengo fe a las espinacas. Creo que son sanísimas, que se pueden preparar de muchas formas y que están muy buenas. Y como seguro que alguien habrá que diga que no son más que "cosas verdes y sosas", y que en cuanto asoman por el plato ya están cogiendo el tenedor y apartándolas como si les tuviesen alergia, pues voy a intentar hacerles recapacitar y convencerles de que las espinacas no son sólo un plato lleno de cosa verde de dudosa procedencia.

Hoy os dejo esta receta y mañana la de las hamburguesas, ya veréis qué ricas las dos!!

Para la tortilla de espinacas y requesón necesitamos:

1 bolsa de Espinacas, de las que ya vienen cortadas y lavadas
3 cucharadas de Requesón 0% de materia grasa
5 huevos
Sal
Pimienta recién molida
Ajo en polvo
Aceite de oliva virgen

Como veis, he puesto el requesón con 0% de materia grasa, porque así queda plato de dieta, pero si no estáis a dieta, poned requesón normal. (Por cierto, que el otro día en Cook & Spoon, Pilar dio la receta para hacer queso fresco casero y es muy fácil, así que lo haré y la próxima vez hago la tortilla con mi propio queso).

En una sartén caliente, sin aceite, echamos las espinacas y dejamos que se hagan poco a poco. Al principio abultan mucho, pero en pocos segundos van reduciendo de tamaño hasta quedar en muy poco. Las hago a la plancha porque hervidas cogen mucha agua y muchas de las vitaminas se quedan en el agua de cocción.
Si tenéis espinacas que os han sobrado de cualquier otra cosa, podemos aprovecharlas y saltarnos este paso.

Mientras se hacen las espinacas, batimos los huevos en un bol y los sazonamos con sal, pimienta y ajo en polvo al gusto. Cuando estén listas las espinacas (en unos 8 0 10 minutos estarán), las añadimos a los huevos batidos, junto con el requesón. Removemos todo un poco y reservamos.


En una sartén caliente, echamos dos cucharadas de aceite de oliva y cuando esté caliente vertemos la mezcla de la tortilla. Cuajamos por ambos lados y lista!

Realmente está muy buena. Espero que os guste.

Rossella

domingo, 20 de mayo de 2012

PARA TODOS LOS AMANTES DE LOS CUPCAKES...

Para todos los amantes de los cupcakes.... mi amiga Gaveta en su blog de crocheting ha hecho una entrada fantástica dedicada a estos dulces. Os recomiendo que la visitéis!!
Os dejo el enlace:



ALBÓNDIGAS LIGERAS DE POLLO Y PAVO

He estado todo el fin de semana pensando en hacer unos cupcakes... Los he recordado una y otra vez.... tan esponjosos... tan dulces... tan apetitosos.... con ese frosting..... Pero claro, luego miraba la receta y pensaba.... juer... la de mantequilla que lleva esto.... es un montón!... y azúcar, y la nata... jo.... pero... están tan buenos... Total, sólo salen una docenita!
Ya, sí, pero.... Quien se va a comer la docenita de cupcakes??? Yo me los tengo prohibidos y mi hijo dice que está echando barriguita (mentira cochina! parece un espárrago!, pero la adolescencia es así de crítica en algunos casos). A mis vecinas no se los puedo repartir, porque una está fuera de fin de semana y la otra ha decidido dejar de fumar, y para aplacar la ansiedad le ha dado por cocinar y está todo el día dale que te pego (quién la ha visto y quien la ve! ella que nos miraba a las otras dos cocinillas del grupo como a bichos medio raritos!).
Total, que después de luchar con la tentación, vencí.
Hice albóndigas ligeras de pollo y pavo, que no tienen nada que ver con los cupcakes, pero también estaban esponjosas y apetitosas, y no llevan nada de mantequilla. En realidad no llevan casi nada de grasa, así que podemos decir que son un buen plato de dieta y que no da ningún remordimiento comerlo (eso sí, sin mojar pan en la salsa, aunque la tentación sea enorme).



Bien, paso a contaros cómo y con qué las he hecho. 

Los ingredientes, para muchas albóndigas (pero que se pueden congelar) son:

800 gr de carne de Pavo y Pollo picadas
1 Huevo
1 rebanada de Pan de molde
2 cucharadas de pan rallado
1 diente de Ajo grande
Leche entera
1/2 sobre de Levadura en polvo (Royal) (truco para que las albóndigas queden más esponjosas)
Nuez moscada
Sal
Pimienta
Perejil fresco picado
1 cucharada de Piñones

Y para la salsa:

1 Cebolleta
1 Pimiento verde
1 bote de Tomate en conserva
1 diente de Ajo
Orégano 
1 Pastilla de caldo (opcional, si no, sustituir por sal y pimienta)
3/4 L de Agua
2 cucharadas de Aceite de oliva
1 Guindilla (opcional)

Primero ponemos a remojo en leche la rebanada de pan de molde, y mientras se empapa, en un bol mezclamos bien todos los ingredientes de las albóndigas. El ajo yo lo pongo prensado, para que no se noten los trozos y se reparta mejor. Cuando el pan esté bien empapado de leche, lo escurrimos un poco y lo añadimos a la mezcla. Reservamos.

Para hacer la salsa, en una olla ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y cuando esté caliente echamos la cebolleta, el ajo y el pimiento picados. Dejamos que se doren bien y añadimos la pastilla de caldo, la guindilla y el tomate. Removemos durante dos o tres minutos, echamos un poquito de agua y lo trituramos todo con la batidora de mano. Añadimos el resto del agua y una cucharada sopera de orégano. Dejamos al fuego hasta que hierva.

Cuando empiece a hervir, vamos haciendo con las manos las albóndigas y echándolas en la salsa . Para que no se me pegue la masa a las manos yo tengo el siguiente truco: ir mojándomelas con agua cada 3 o 4  albóndigas. Dejamos cocer a fuego lento durante 40 o 45 minutos y listas. 

Espero que os guste la receta, y que hayáis pasado un buen fin de semana.

Rossella


jueves, 17 de mayo de 2012

ENSALADA DE PEPINO Y CEBOLLA

Hola!
Hoy vamos de receta ligera, ligera. Tan ligera que podría servir también como guarnición de otro plato principal.
Vamos con ella. Hoy no me enrollo mucho porque ya es la segunda entrada que pongo! y además, que esta ensalada es tan sencilla que si me pongo a contar algo más ocupa más que la receta en si.


Ingredientes:

2 Pepinos (españoles, claro)
1 Cebolla roja
1 cucharada sopera de Alcaparras
Vinagre de arroz
Aceite de oliva virgen
Eneldo fresco
Sal
Pimienta

Cortamos la cebolla en tiras y la dejamos en remojo durante una hora sumergida en agua con unas gotas de vinagre. Así le quitamos la fuerza y quedará dulce.

Lavamos y cortamos los pepinos, con piel, en rodajas muy finas (si tenéis mandolina mucho mejor, porque así salen muy finas y todas iguales).

Mezclamos todos los ingredientes y sazonamos con sal, pimienta, eneldo picado, vinagre de arroz y aceite de oliva.

TRUCO PARA LIMPIAR LOS QUEMADORES

Funciona!!

Seguro que muchos de vosotros tenéis cocinas de vitrocerámica, o de inducción, o cualquiera de los modelos modernos que hay en el mercado.
Yo no. Yo soy una antigua y prefiero el gas de toda la vida de Dios. A mi me gusta el fuego para cocinar, debo conservar algún gen prehistórico, que me hace alucinar mirando la llama...

Seguro que no, pero a mi me da la impresión de que los alimentos cocinados con fuego saben diferentes a los cocinados con vitro. Me pasa lo mismo con el microondas (aunque en esto creo que sí tengo razón).

Y entiendo que las placas de inducción y similares son mucho más cómodas y limpias que las cocinas de gas, porque cuando caliento leche y se desborda por el cazo p'abajo.... me llevan los demonios y pienso "la cambio, la cambio pero ya!!!". Además que, por mucho que los limpies cada vez que la usas, los quemadores terminan por ponerse muy feos, y, o le das al estropajo como si pensaras que el quemador es la Lámpara de Aladino que se te resiste, o los dejas en plan moreno achicharrao...

Pero ya no!!!
Tengo el truco!!
Lo he probado y funciona!!


Os cuento: Necesitaremos una bolsa tipo zip de las de congelación, dos cucharadas de amoníaco y el quemador sucio.

Metemos el quemador dentro de la bolsa junto al amoníaco y la cerramos hermética. Esperamos un mínimo de 12 horas y listo.
Sólo son necesarias dos cucharadas de amoníaco, porque como la bolsa está herméticamente cerrada, los vapores van haciendo su trabajo.
Yo lo preparé por la noche, y al día siguiente vi los resultados.
Pasado el tiempo necesario, lo sacamos de la bolsa y lo lavamos a mano con agua y lavavajillas. Sólo necesité limpiarlo como si estuviese fregando un vaso a mano, y... tacháaaaannnn!!! quedó requetelimpio!!

Aquí os dejo las pruebas....
Todos estaban como el pequeño!!

Espero que queden cocinillas con cocina de fuego como yo y no estar puesta a extinguir!!

Saludos

Rossella

miércoles, 16 de mayo de 2012

BOLLITOS DE TÉ VERDE MATCHA



Por fin me he decidido por una receta con té matcha.
Como ahora me ha dado por amasar (ojalá fueran fortunas, pero no, es pan), pues no podía ser de otra forma y he escogido una receta de La cocina no es lo mío y la he cambiado un poco.
El resultado han sido unos bollitos tiernos, suaves, esponjosos y con un sabor a té verde muy bueno, que van muy bien para el desayuno o la merienda.
Los podemos comer solos o podemos abrirlos y untarlos con mantequilla y mermelada, o rellenarlos con nata y fresas, o con queso crema y pepino...

Los ingredientes son, para 8 bollitos:

450 gr de Harina de fuerza
15 gr de Levadura fresca
140 ml de Agua
140 ml de Leche entera
1 cucharadita de Sal
30 gr de Azúcar
60 gr de Mantequilla en pomada
3 cucharadas soperas de Té verde Matcha
Semillas de amapola


En un bol mezclamos la leche con el agua, lo templamos en el microondas y disolvemos en la mezcla la levadura. Reservamos.

En otro bol más grande, mezclamos la harina con el té, luego con la mantequilla y la sal. Añadimos el azúcar y la mezcla de levadura diluída y amasamos todo durante unos 10 minutos. Que quede todo bien mezclado. Formamos una bola con la masa (debe quedar muy suave), la colocamos en el bol y la dejamos levar durante una hora y media, tapada con un paño.

Cuando haya doblado su volumen, dividimos la masa en 8 partes de unos 100 gr cada una, las amasamos un poco y formamos los bollitos.

Colocamos los bollitos en una placa de horno forrada con papel de hornear y espolvoreada de harina. Les hacemos unos cortes pequeños arriba y los espolvoreamos con semillas de amapola.
Los dejamos levar de nuevo durante 45 minutos.

Precalentamos el horno a 220ºC y horneamos durante 15 o 20 minutos (yo los he tenido 15, pero es que mi horno corre que se las pela.... hay que vigilarlos!!)


Se dejan enfriar sobre una rejilla y... Listos!

Espero que os gusten.

Rossella

martes, 15 de mayo de 2012

SOPA FRÍA DE PEPINO, YOGUR Y GAMBAS

Parece que el calor ya quiere hacer acto de presencia... Ultimamente me toca regar las plantas bastante a menudo, porque a la mínima que me descuido están... plof! Y la playa empieza a tener compañía, y las terrazas vuelven a llenarse de gente. El fin de semana pasado ya vi pedir los primeros mojitos de la temporada...
Yo misma empiezo a pasar las tardes en la terraza acompañada por un café del tiempo...
Mangas cortas, fuera edredones, días largos...
Anoche se coló un grillo pequeñajo en casa!!
El verano parece que llega con prisas... y a mi me parece estupendo!


Por eso he elegido esta sopa hoy. Fresca y ligera, ideal para sobrellevar el calor.
Los ingredientes necesarios son, para unas 4 raciones:

8 Yogures naturales cremosos
300 gr de Gambas
150 ml de Nata para cocinar
1 Pepino grande
1 Pastilla de caldo de pollo
1 cucharada de Eneldo fresco picado
Aceite de oliva
Sal
Pimienta blanca

Primero pelamos el pepino, lo cortamos en rodajas y después en cuadraditos. Los introducimos en un bol espolvoreados con sal y los dejamos reposar durante media hora. Después los pasamos por agua fría y los dejamos escurriendo en un colador.

Calentamos un poco de aceite de oliva en una sartén y freímos las gambas. Las retiramos del fuego, las pelamos y las reservamos. Volvemos a poner las cabezas de las gambas en la sartén, añadimos la nata y dejamos cocer unos cinco minutos, aplastando de vez en cuando las cabezas para sacarles bien el jugo. Pasamos por el chino.

Disolvemos la pastilla de caldo en un cuarto de litro de agua caliente, mezclamos los yogures, añadimos el pepino y trituramos. Salpimentamos y añadimos la salsa de gambas. Mezclamos bien y dejamos reposar en la nevera hasta la hora de servir, que será cuando añadamos las colas de las gambas y espolvorearemos con el eneldo.

Listo!

Espero que os guste.

Rossella



lunes, 14 de mayo de 2012

IDEAS

Hoy no toca receta, hoy tocan ideas y algún truquillo que otro, porque he estado paseando por internet y he encontrado un montón de cosas que me han gustado y que espero que os inspiren a vosotros tanto como a mí.

Empezaré por presentaros a mi tarro de azúcar, que no tiene nada de especial, pero sí tiene un truco para que el azúcar no se apelmace por la humedad. El truco es la bolsita de tela que veis en la foto, y que está rellena de arroz. Igual que a algunos saleros se les pone un poco de arroz para que la sal esté suelta, con el azúcar podemos hacer lo mismo, pero para que sea más cómodo, hacemos una bolsita de tela de algodón, la rellenamos de arroz, la cosemos bien para que no se salga y la dejamos dentro del tarro de azúcar. Y con el de la sal podemos hacer lo mismo, claro.



Y esto no es un truco, son mis tubos de especias. Las especias creo que es mejor conservarlas protegidas de la luz, pero a mi me gustan mucho y tengo muchas, y como las uso casi a diario, se me ocurrió que podía ponerlas en frascos más pequeños, para tenerlas a mano y que no se lleguen a estropear. (Y porque me pareció que en estos tubos de ensayo quedaban más bonitas en la cocina).


Una de las ideas que me he encontrado es esta forma fácil de fabricar nosotros mismos los expositores para tartas. Es un poco rústico, pero con otros platos y otras macetas o vasos... Además tienen la ventaja de que luego los podemos pintar como más nos guste y según la ocasión para la que hagamos la tarta. A mi me ha gustado la idea...

Y si queremos renovar la cubertería y de paso los tiradores de la cocina, me parece que esta es una idea genial:


Con moldes cortapastas podemos cortar fruta...


Y Hablando de cortar fruta... estas naranjas con clavo me parecen preciosas y además aromatizan la habitación donde estén (y dicen que ahuyentan las moscas, pero yo eso no me lo creo...)


Más formas de cortar y presentar fruta:


Y estas cucharas con decoración vintage..... preciosas. No tengo ni idea de cómo, pero voy a intentar hacerlas. Por cierto que tengo que confesar algo: colecciono tenedores y cucharas de los Sitios Especiales a los que voy (sí, las mango.... ejem.... lo siento), luego las pego en la pared de la cocina y les pongo un cartelito con la fecha y el sitio en el que estuve... Es una idea, pero no os pongáis todos a hacer lo mismo!!! o se darán cuenta en los restaurantes y se me acabó el chollo!!!


Otro uso para las bandejas de hacer cubitos de hielo:


Una forma de hacer cucuruchos de crispies:

Y una forma de hacer cuencos de chocolate (me encanta!!):


Para dar otros usos a los embudos...

 Un detalle...


No son fresas, son cantos rodados. Un cuadro para la cocina?


Reciclando... Usa botes vacíos para poner la masa de las tortitas o las crepes:


Hielo diferente para las copas:


Intenta freír los huevos dentro de una rodaja de pimiento...


Cortapastas antiguos convertidos en colgantes...


O un colador en lámpara....



O unas tazas...



Un aspersor improvisado:


La fiesta Hawaiana es aquí:


Y para terminar... a relajarse con este portavelas hecho con un vaso y canela en rama:


Seguro que ya sabíais que tenemos un Tesoro en la Cocina!!!
Espero que os haya gustado.
Feliz Lunes a tod@s!

Rossella