lunes, 23 de enero de 2012

DICCIONARIO DE COCINA DE ALEJANDRO DUMAS

PRIMERO recordaros que tenéis hasta el 30 para mandar recetas.  A los que ya las habéis mandado, muchas gracias y suerte!

Y bueno, a lo que iba... que ayer estuve en el FNAC y.... pues que me volví a perder por los estantes de libros de cocina. No puedo ir a una tienda de libros sin "oler" los de cocina, y si los huelo, no me puedo resistir!! me pasa como con el arroz con leche. Por cierto... he puesto esa receta?

Fuimos a buscar un libro y yo disimuladamente hice una paradita en la sección de Gastronomía, aunque creo que disimular, lo que se dice disimular, disimulé poco, porque al poco tiempo ya me estaban buscando en el sitio correcto!

El caso es que me reencontré con este libro, que la primera vez que lo vi ya lo quise comprar, pero en aquella ocasión ya había cubierto el cupo de libros del día, y esta vez sí, se vino conmigo.

Alejandro Dumas fue un gran cocinero y un notable gourmet. Nieto de un maître del duque de Orléans, siempre tuvo una curiosidad extrema por la cocina y la gastronomía entre otras muchas cosas. Era frecuente verlo en la cocina preparando todo tipo de platos suculentos, de lo que existen numerosos testimonios.
"Dumas, en camisa, mete mano a la masa, hace una tortilla fantástica, dora la pularda... Corta la cebolla, remueve las ollas y les da 20 francos a los pinches". Esto ocurría en el hotel donde estaba alojado, es decir, lo hacía por puro placer.

En la plenitud de su fama, el autor de Los tres mosqueteros y El conde de Montecristo decidió culminar su obra literaria con un gran diccionario gastronómico. Su Diccionario de cocina se basa en su prodigiosa memoria, su gran experiencia viajera y su saber culinario acumulado durante tantos años. Todo ello sazonado por la pasión que siempre sintió por la cocina y el arte gastronómico. El libro está lleno de humor, de sabrosas anécdotas que mantienen la sonrisa del lector, de pequeños pasajes biográficos muy interesantes y, por supuesto, de recetas.

La obra original es de una extensión muy amplia, por ello en este libro se presenta una selección que atiende a lo más interesante y ameno para el lector, así como de aquellas recetas que pueden ser más factibles para los gourmets de hoy, profesionales o aficionados, que se decidan a ensayar la cocina de Dumas.

El libro comienza con esta frase:
"El hombre recibió de su estómago, al nacer, la orden de comer al menos tres veces al día, para recuperar las fuerzas que le quitan el trabajo, y, aún más a menudo, la pereza."

Las costumbres gastronómicas de Griegos, Romanos, Persas, Egipcios, son explicadas con todo lujo de detalles y de forma amena, entretenida y en muchas ocasiones casi divertida. "El emperador Claudio Albino se comió un día, para almorzar, quinientos higos, cien melocotones, diez melones, cien papafigos, cuatro docenas de ostras y diez libras de uva. El emperador Maximino comía cada día cuarenta libras de carne y bebía ochenta pintas de vino. Cierto es que medía ocho pies de alto y era gordo en concordancia: las pulseras de su esposa le servían de anillo, y los cinturones, de pulsera."

... Me lo compré ayer y ya casi voy por la mitad!
Os lo recomiendo!!

Rossella.

12 comentarios:

  1. Se supone que Dumas era todo eso y además un ejemplo de lo que la Francia imperial podia aportar a los fogones en su Avance . Cuanto más conquistas exóticas, más se enriquecian los platos y la Cocina Francesa . Y Dumas quiso probarlas todas
    Eso si se comió literalmente todo, la vida, su fortuna y todo lo que le ponian delante

    Gran tipo, no hay una sola foto o retrato de Dumas en el que no parezca ..feliz.

    ResponderEliminar
  2. Y el libro este, tiene dibujos de colores?
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Eres Elena o Lucía? :-D

    ResponderEliminar
  4. !!Hola Rosella!!
    Ese libro lo voy a buscar para leerlo,me gustan mucho las historias con anecdotas,y ni idea q este buen hombre le gustara hacer guisos.
    Una entrada fantástica y genial,enhorabuena .
    Gracias Rosella.
    Muchos besitos,cherie

    ResponderEliminar
  5. Mi antiguo jefe californiano se iba de año sabático a París y por su cumpleaños me dijo: “regálame tu libro francés favorito”.

    Le regalé Los tres mosqueteros de Dumas y La cartuja de Parma de Stendhal.

    ResponderEliminar
  6. Pues si cocinaba como escribía nada más hay que decir. Un dulce para la mente bañado en delicias para el paladar :)

    No tenía ni idea de que existiera este libro y como jamás he leído nada parecido, por lo que cuentas, tomo nota en mi libreta de las "cosas por hacer".

    Gracias Rosse, ya me llevo los apuntes de una de mis lecciones diarias ;)

    ResponderEliminar
  7. Esto no tiene que ver con el concurso, pero es la última entrada en este momento, así que yo voy con eso que seguro ha tenido una sorprendente acogida.

    Que no me atrvería a participar después de ver tus recetas y algunos comentarios, no he probado muchas cosas, y la mayoría son de mi propia cosecha, salvando las de algunas cosillas familiaresm y las de la madre que nunca se olvida, sobre todo porque su familia tuvo buena maestra, mi tia favorita, una profesional que me contaba historias de Dalí y otros, pero sobre todo de este hombre tan raro que disponia de casa en la finca donde ella era la jefa de la cocina.

    Y me atrevo a decir que necesitamos un concurso de principiantes y experimentos, sin llegar a esas guarrerías como te enseñé en aquel video de la etb, y es que mi roti de pavo, roti de peru, jajaja eso es en portugués, es que no lo habia asado y relleno listo para comer, y tampoco quería ni tengo la receta de como lo hacía mi ex con una salsa de piñones y no sé que llevaba pero en lo hacía en la holla, así que no os digo nada hasta que no lo pruebe, pero lleva manzana, jajaja y el zumo de 4 naranja y un limón y no digo más de otro montón de cosas y hierbas aromáticas, bueno si hierba buena y vainilla, ya que no lleva relleno algo tenía que ponerle a la bandeja.

    Besicos, buen provecho,bon appetit, bon profit, ona abantaila

    ResponderEliminar
  8. La envidia es un sentimiento feo y malo. Pero es que me daba taaaaanta......
    http://cocinamientrasloinventas.blogspot.com/
    desde la cutrilandia y todos mis respetos por los que de verdad servís para esto de la cocina.
    La culpa es tuya por lo del concurso que lo sepassssss. un beso

    ResponderEliminar
  9. Jó PK...Menudo saque tenía el tal Claudio Albino ....Ése además de Emperador era un Gigante...o un Ogro!!!!...Se sabe también si se comía a los niños de aperitivo????...

    ResponderEliminar
  10. También nos consta que fuera un amante de las ostras, si este gran escritor estuviera vivo, sería un incondicional de las Ostras Daniel Sorlut y vendría a visitarnos al Mercado de San Miguel de Madrid, día sí, y otro también!!!

    ResponderEliminar
  11. Ostras! qué subliminal!
    jaja
    Bienvenidas sean las ostras al blog, me encantan, qué pena que no me pilléis a mano ahora, aunque cuando vivía en Madrid, iba casi todos los días al Mercado de San Miguel... me encantaba... Qué tiempos!!

    ResponderEliminar
  12. Por cierto Ostras Daniel, cómo habéis encontrado mi blog?

    ResponderEliminar