lunes, 4 de febrero de 2013

MI COCINA

Bueno... ya quisiera yo!!
Aunque no me puedo quejar de cocina, porque la mía está bien de tamaño, aspirar a algo mejor nunca está de más, no?
Y me vais a perdonar pero... a mi el rollo minimalista no me va nada. Reconozco que es limpio, elegante, fresco, despejado, que da sensación de orden, de amplitud... sí, pero... a mi no me va. Y eso que muchas veces digo "voy a tirar trastos hasta quedarme sola!!", pero luego... no puedo!. Cómo voy a tirar el mantelito de ganchillo de mi abuela?? y la fuente de servir antigua?? o el frutero? la Thermomix??? la amasadora?? la bandeja de los aceites??? los tubos de ensayo con especias??? la Nespresso?? la mesa de la cocina??? a mi hijo??? Claro... si tuviera una cocina de 200 metros cuadrados, podría tener 400 armarios para guardarlo todo y se vería todo en plan minimalista, pero como no la tengo... y como NO quiero tirar NADA porque TODO me hace papel... Además que lo minimalista (y aquí viene lo de pedir perdón), me parece frío, como si no viviera nadie, como si fuera una casa de exposición, en la que no hay recuerdos, en la que todo es nuevo, sin marcas del tiempo, sin historia, sin calor.
Yo voy más de rústica por la vida, o mejor de mezclar cosas nuevas con cosas antiguas, de personalizar y dar mi toque a lo que me rodea, de hacerlo "yo" "mío" "mi" y claro, así es muy difícil que me guste lo minimal.

Tampoco os vayáis a creer ahora que soy una trastosa aspirante a Diógenes. No es el caso (aunque a veces empiezo a temer que un día de estos no me va a caber el coche en el garaje). Tengo los trastos que me gustan y que me gusta tener.

Y... por qué estoy dando tantas explicaciones si yo a lo que venía es a enseñar algunas fotos de cocinas que me gustan??

Hasta que encuentre otra mejor, esta sería la cocina que me encantaría tener:


Por favorrrrr.... Me veo, me veo completamente en esta cocina.... Veis? Rollo rústico, pero qué me decís de la cocina?... con ese horno! que debe caber un niño dentro!! (ups! qué rústico profundo me ha quedado esto!)...La báscula... Las sartenes a mano... El fregadero de mármol... Con chimenea-barbacoa y... Bueno, que me parece preciosa, cómoda, sencilla...

Y es que no se puede comparar a esta otra, que es preciosa, pero ahí no se ha cocinado nunca ni un huevo pasado por agua!:


Que sí, que es preciosa, tan limpia y reluciente, pero que a lo más que me invita es a ponerme los tacones y tomar un Martini muy seco, agitado, no removido. Que para lucir de cocina con los amigos está muy bien, pero para mi gusto, nada más.

Y estas otras también me gustan, cada una tiene un detalle que me llevaría a casa...:







En fin... soñar es gratis!
O puede que algún día.......

Saludos y feliz lunes!

Rossella

4 comentarios:

  1. Qué maravillas, me pasa igual que a ti, me encanta el minimalismo pero en casa de otros o en revista, no soy capaz de tirar nada. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  2. eres de las mías, eh?? yo tambien me guardo las fotos de la cocinas que me gustan...y ahí estan...jejejejej me encantan todas!!

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo contigo Rosella, hace tiempo que leí que parecía que se acaba lo minimalista, y dije: lo dudo! y no ha acabado... Yo ya no compro ni revistas de decoración, ni de arquitectura, siempre tengo la sensación de estar viendo lo mismo.
    Hoy lo hablaba con una amiga, me envió las fotos de una jamonería nueva que han abierto en otra isla :-/ una jamonería con placas grises y negras en las paredes, pero si no se veían ni los jamonesss!!!!!!!!!!!!!!!
    Lo minimalista no personaliza, por lo menos a mí no me lo parece y desde luego me quedo con la misma cocina que tu, lo que sí tengo es una pesa igualita a esa, de mi abuela que tenía "una venta" en su pueblo

    Me encanta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gave!
      Yo tampoco compro ya revistas de decoración, tienes razón, todo parece lo mismo... rara vez encuentro algo que me llame la atención.

      Tienes una báscula de esas?? Qué suerte!... A mi hace mucho me regalaban un sillón de alfarero antiguo, con el torno incorporado, de esos que se va dando con el pié para que gire... y tonta de mi, dije que no!!!! Me arrepentiré toda la vida... Pero yo tenía 16 años o así y pensé "menudo trasto!". Ahora daría cualquier cosa por tenerlo! y seguro que estaría pringandome las manos con arcilla! jaja seguro!

      Un beso :)

      Eliminar