viernes, 6 de julio de 2012

CLÓCHINAS CON TOMATE


Mejillones o clóchinas?
La verdad es que estos dos bivalvos son muy parecidos. Los mejillones y las clóchinas son hermanos, pero los primeros gallegos y universales y las clóchinas valencianas, de tamaño más pequeño y con un sabor más intenso.Las aguas valencianas son más saladas y nutritivas que las de otras costas más abiertas y esto hace que las diferencias entre el mejillón común (Mytilus edulis) y las clóchinas de Valencia (M. galloprovincialis), sean significativas (aparte de por las diferencias morfológicas, claro).

Estos frutos del mar son un ingrediente tradicional en muchos platos representativos de nuestra gastronomía.


Las clóchinas se cultivan en bateas en el puerto y este cultivo se mantiene con el mismo sistema productivo que en sus inicios, a finales del siglo XIX, permitiendo que el molusto desarrolle un ciclo biológico largo durante un cultivo reposado, basado en las estaciones, mareas y condicionantes del agua del mediterráneo, que proporciona una cosecha limitada a tres meses al año.Son ricas en vitaminas, calcio, hierro, potasio, fósforo, magnesio y Omega 3.

La clóchina de Valencia es única en el mundo por su localización geográfica y por sus métodos de producción (una mínima manipulación y escaso procesado en el acondicionamiento de la cosecha), que la convierten en un producto natural, fresco, artesano y en un producto de temporada de primera calidad.

Ayer me invitaron a comerlas y me pareció que estaban tan ricas que pedí la receta y os la traigo. Refrescantes, sabrosas... tenéis que probarlas así!

La elaboración es muy sencilla. Los ingredientes necesarios son:

1 kg de Clóchinas valencianas (si no, pues Mejillones)
1 Vasito de vino blanco, cuanto mejor sea, mejor
Aceite de oliva Virgen
Sal
Pimienta
4 Tomates
1 cucharada sopera de Comino molido
1 diente de Ajo
Cilantro fresco
1 cucharadita de Pimentón (dulce o picante, al gusto)

Se limpian un poco las clóchinas y se abren al vapor con el vasito de vino blanco y un poco de sal. Se reservan y se guarda el caldo de cocción.

En el vaso de la batidora ponemos los tomates pelados y sin semillas, sal, pimienta, el diente de ajo, el comino molido, el cilantro, un chorrito de aceite y el pimentón. Trituramos bien y añadimos un chorrito del caldo de cocción de las clóchinas para que no quede tan espeso. Removemos bien.

Ponemos las clóchinas en una fuente y vertemos sobre ellas la salsa de tomate. Removemos para que se impregnen bien de la salsa y guardamos en la nevera hasta la hora de servir.

Listo!

Gracias por la receta Mercedes!!

Veis como no me iba?? El verano bien?

Hasta pronto!

Rossella

5 comentarios:

  1. Clochina tú, por si acaso....jejeje. Pues no conocía yo ese bicho, oye? Pues como sea como el mejillón, me tiene que gustar seguro, y con tomate no lo he comido nunca, pero hasta entonces, seguiré fiel al mejillón. Adios, clochina y muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja Jose.... serás bobo????!!!! jajaj
    Si las encuentras por tu tierra, pruébalas, que te van a encantar!!
    Hasta luego, mejillón! jaja

    ResponderEliminar
  3. No tenía ni idea de la e existencia de este bivalvo local, que rico tiene que estar. Yo he comido mejillones de roca en Girona, quizás no sean lo mismo, pero recuero que menuda diferencia!!!!!!. Gracias por compartir...

    ResponderEliminar
  4. Hola Carlos,
    Pues te digo lo mismo que a Jose, que si tienes ocasión de probarlas, ni lo dudes, pues están realmente buenas.
    Si pasas por Valencia no dejes de visitar el Bar La Pilareta, en el casco antiguo, allí las hacen con pimentón picante y están de vicio!! Está en la C/ del Moro Zeit, creo, pero es muy conocido... Una tasca de principios del s XX y lugar típico de tapeo en Valencia.

    ResponderEliminar
  5. yo sí conozco la clotxina, es más gustosa que el mejillón y con esa salsita estará de muerte, besets!!

    ResponderEliminar