...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

miércoles, 14 de enero de 2015

GAMBONES EN SALSA DE OSTRAS


Feliz 2015!
Se acabó la Navidad! Los pastores han metido a las ovejas en los rediles, y las zambombas y panderetas en el altillo del armario hasta el próximo diciembre. Y yo debería sacar las zapatillas y echar a correr para bajar los turrones, pero me da pereza y además tampoco me gusta... así que ya se irán (los excesos), y si no, pues será que me quieren y quieren estar conmigo, y si alguien te quiere está bien que esté a tu lado. (Madremíaqueexcusamástonta!)

Y ahora debería publicar alguna receta ligera... pero paso de ensaladas, que hace frío, y de pechuguitas de pollo con lechuga, que son muy tristes. Mejor publico esta receta, que no es mía, que no lleva casi grasa y puede pasar por light.

Se trata de unos gambones que preparé como aperitivo para la noche de Fin de Año y que estaban deliciosos. Como he dicho, la receta no es mía, es de Directo al paladar, pero me apetece mucho tenerla en el blog, porque me ha encantado y seguro que la repetiré muchas veces, así que mejor tenerla a mano.

Los ingredientes son:

Una docena de Gambones
1 diente de Ajo
Salsa de Ostras
Salsa de Soja
Agua
Aceite de Oliva Virgen Extra
Cebollino

Y se hace así de fácil:

Pelamos en crudo los gambones, reservando en un bol el contenido de las cabezas estrujándolas un poco con los dedos.
En una sartén con una cucharada de Aceite de Oliva Virgen Extra, doramos las colas de los gambones y reservamos.
En la misma sartén doramos el diente de Ajo picado muy fino, y cuando esté dorado añadimos tres cucharadas de salsa de Ostras y el coral de las cabezas, removiendo bien para que todo se integre. Incorporamos dos cucharadas de salsa de Soja y medio vaso de agua. Removemos y dejamos reducir la salsa. 
Añadimos las colas de gambón a la salsa y dejamos un minuto todo junto.
Servimos decorado con cebollino picado.

Listo! Están buenísimos y si no encontráis gambones también se puede hacer con cigalas siguiendo el mismo proceso o sin pelarlas previamente (según el tamaño de las cigalas), rehogándolas con piel y haciendo la salsa aparte.

Vuelvo pronto!
Saludos

Rossella

lunes, 5 de enero de 2015

ROSCÓN DE REYES


Que mañana es día 5!!! Y yo pensando que era 4!!!
En fin... tranquilidad, que llegamos.

No es demasiado fácil hacerlo, el Roscón de Reyes, ya os lo digo, pero tampoco demasiado complicado, así que no tenéis por qué no hacerlo, o por lo menos intentarlo.
Yo lo voy a hacer mañana, o lo mismo empiezo esta misma noche, porque los tiempos de levado de la masa son largos y es importante respetarlos. (Por eso no pongo foto, cuando tenga el roscón la pongo).
Pero bueno, vamos por partes.

Con los ingredientes que os voy a dar, sale un roscón grande, pero si os es más fácil o cómodo para hornear, podéis dividir la masa en dos y hacer dos roscones.

Necesitamos, para la masa madre:
. 70 gr de Leche entera
. 10 gr de Levadura fresca de panadería
. 1 cucharadita de Azúcar
. 130 gr de Harina de fuerza

Para la masa:
. 450 gr de Harina de fuerza
. 60 gr de Leche entera
. 70 gr de mantequilla en pomada (a temperatura ambiente)
. 2 Huevos
. 20 gr de Levadura fresca de panadería
. 25 gr de Agua de azahar
. 1 pizca de Sal
. 120 gr de Azúcar glass aromatizado con la ralladura de la piel de medio limón y de media naranja

Para la decoración del roscón:
. Huevo batido para pintar el roscón
. Azúcar
. Naranjas confitadas (o la fruta que os guste confitada)
. Guindas en almíbar


Primero haremos la masa madre:

Calentamos un pelín la leche y en ella disolvemos la levadura. Lo mezclamos con el resto de los ingredientes y amasamos un poco hasta formar una bola.
Esta bola de masa madre la metemos en un bol lleno de agua templada. Se quedará en el fondo y estará lista para usar en unos 10 minutos, cuando flote.

Luego seguimos con la elaboración del roscón:

Mezclamos el azúcar glass con las ralladuras de naranja y limón. Reservamos.
Mezclamos la levadura, desmenuzándola un poco, con la leche tibia. Reservamos.
Tamizamos la harina en un bol.
Una vez tamizada, hacemos un agujero central y añadimos la levadura, los huevos, el azúcar aromatizado, la mantequilla, una pizca de sal, el agua de azahar y la bola de masa madre.
Lo mezclamos todo bien con movimientos enérgicos de fuera hacia dentro, y cuando se haga una masa, la sacamos del bol y la amasamos sobre la mesa de trabajo (untar la superficie de trabajo y nuestras manos con un poco de aceite para evitar que se pegue la masa).
Amasamos durante unos minutos formando una bola, doblando la masa con movimientos hacia dentro (me estoy dando cuenta de que necesito grabar vídeos....)
Cuando la masa esté elástica, la metemos en un bol aceitado y cubierto con papel film (aceitado también, para que cuando suba la masa no se pegue al papel),  y la dejamos levar hasta que doble su tamaño (por lo menos 5 horas).
Mientras tanto nos podemos ir a la pelu, por lo menos.
Si queréis hacerla por la noche, la metéis en la nevera o en la habitación más fría de la casa para que el levado sea más lento, y cuando la saquéis a la cocina os esperáis media hora antes de trabajar con ella.
Una vez haya doblado el tamaño, la sacáis del bol y, (la dividís en dos para hacer dos roscones si queréis, dándoles forma de bola a los dos),  la dejáis reposar cinco minutos.
Pasados esos 5 minutos le damos forma de roscón. Para ello sólo tenemos que meter los dedos en el centro de la bola y agrandar el agujero con cuidado (si se encoge, la dejáis reposar 5 minutos más y será más fácil manejarla).
Una vez dada la forma, lo ponemos con cuidado encima de un papel de hornear y sobre una bandeja de horno.
Si queremos poner sorpresas dentro, ahora es el momento. Las dejamos debajo del roscón y el levado las ocultará.
Lo dejamos que doble su tamaño de nuevo cubierto con un paño de algodón, durante unas dos horas. (Para que no desaparezca el agujero, podemos ponerle un aro metálico de los de emplatar untado con aceite, o una lata vacía... cualquier cosa que soporte el horno).
Pintamos con huevo el roscón con muchísimo cuidado, porque si lo pinchamos se bajará.
Lo adornamos con azúcar humedecido y las frutas confitadas y lo horneamos.

Horneado:

Cada horno es diferente, así que cuidadito!!
Precalentamos el horno a 200ºC, con calor arriba y abajo.
Bajamos la temperatura a 180ºC, metemos el roscón y horneamos 15 minutos. Pasado este tiempo, lo cubrimos con un papel de aluminio y horneamos 4 o 5 minutos más.
Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Cuando esté frío, lo podemos rellenar con nata o con lo que más nos guste o comer tal cual.

Y ahora sólo queda... SER BUENOS!!, O....... carbón!!