...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

sábado, 26 de abril de 2014

GRAN LUJO...

Huevos de Versace (Foto: Peddy Mergui)

Mantequilla suave de BVLGARI (Foto: Peddy Mergui)

Galletas de Dolce Gabbana (Foto: Peddy Mergui)


Pasta de Ferrari (Foto: Peddy Mergui)

Harina de PRADA (Foto: Peddy Mergui)

Naranjas y limones de NIKE (Foto: Peddy Mergui)

Leche infantil en polvo de CHANEL (Foto: Peddy Mergui)

Leche de Apple (Foto: Peddy Mergui)

Conservas de Gucci (Foto: Peddy Mergui)

Noodles de BURBERRY (Foto: Peddy Mergui)

Arroz basmati de HSBC (Foto: Peddy Mergui)

Salami por Vuitton (Foto: Peddy Mergui)

Sal y Pimienta de HERMES (Foto: Peddy Mergui)
Yogurt de Tiffany & Co. (Foto: Peddy Mergui)

Los comprarías?
Te sabrían mejor?
Pero...
Existen ya en el mercado?

No.

Son obra del artista afincado en Tel Aviv Peddy Mergui  que actualmente y hasta el 15 de Junio de 2014 expone sus obras en el Museum of Craft and Design de San Francisco en la exposición llamada " Wheat Is Wheat Is Wheat: Peddy Mergui".
Mergui se pregunta qué tal si las grandes marcas con packaging de lujo se vendieran a diario en el supermercado.

A mi me da mucho que pensar, no sé a vosotros.

Saludos

Rossella



martes, 1 de abril de 2014

TARTA DE PISTACHO, CARDAMOMO Y ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Hola! :)




Vengo a traeros una tarta deliciosa, pero antes quiero agradeceros a todos vuestras visitas al blog. Me encanta decir que el lunes tuve más de 3.400 visitas, y durante el fin de semana casi 2.000 diarias. Todo un récord para este pequeño blog que ni en sus mejores sueños había alcanzado tal cantidad de lectores!! Aunque vengáis tan educaditos, de puntillas y en silencio… os "veo", y …. me encanta, porque sólo con vuestra presencia me animáis. No necesito nada más… :)

Pero vamos con la receta, que me emociono! :P


Si os gustan los pistachos, indudablemente esta es vuestra tarta.
Si os gusta el Aceite de Oliva Virgen Extra, es vuestra tarta.
Si os encanta el aroma de cardamomo, es vuestra tarta.
Si os gusta el verde, lo es.

Los ingredientes necesarios para unas 8 porciones son:


Algunas aclaraciones en cuanto a los ingredientes:

Los pistachos, sin sal.

La harina de maíz NO es Maizena. La Maizena es fécula de maíz, es decir, harina de maíz mucho más refinada. La harina de maíz se puede encontrar fácilmente en cualquier supermercado bien surtido, pero si no la encontráis se puede sustituir por harina de trigo o de avena, en la misma proporción.

El azúcar caster NO es azúcar glass o impalpable. Es un azúcar extra fino muy popular en Reino Unido, que no es fácil de encontrar, pero que lo podemos hacer en casa muy fácilmente. Sólo tenemos que poner en la picadora o robot de cocina la cantidad que vayamos a usar de azúcar blanco normal y picarlo hasta que esté mucho más fino pero no pulverizado del todo.

El Aceite de Oliva Virgen Extra yo lo he usado de "Olivares del Derramador" variedad Arbequina.

Los huevos deben estar a temperatura ambiente, así que sacadlos de la nevera por lo menos media hora antes de hacer la receta.

El bicarbonato es el sobrecito azul de las gaseosas, o bicarbonato de sodio.

Elaboración:

Primero precalentamos el horno a 170ºC, y engrasamos un molde de 23cm.

Ponemos los pistachos en una sartén, sin ningún tipo de aceite o grasa, y los tostamos durante dos o tres minutos, sin dejar de removerlos, hasta que empiecen a soltar un poco de su grasa y huelan a nuez tostada. Cuidado que no se quemen, sólo se trata de calentarlos para potenciar su sabor. Dejamos que enfríen un poco.

Quitamos la piel de las vainas de cardamomo, sacamos las semillas y las picamos con el mortero.

A estas alturas la cocina ya huele …. mmmmm.

En una picadora potente trituramos los pistachos junto al cardamomo hasta convertirlos en un polvo como si fuera arena, y en un bol lo mezclamos bien con la harina de maíz y el bicarbonato. Reservamos esta mezcla.

En un cazo calentamos el AOVE junto a la mantequilla hasta que ésta de derrita, pero sin llegar a hervir. Apartamos del fuego y dejamos que pierda un poco de calor.
Mientras, en otro bol y con unas varillas, batimos los huevos con el azúcar hasta que quede espumoso, y muy poco a poco vamos añadiendo el aceite con la mantequilla sin dejar de batir. Debe quedar todo bien integrado.

A esta mezcla líquida añadimos la mezcla de pistachos y harina anterior. Removemos con cuidado con movimientos envolventes hasta que nos quede una masa untuosa. Rallamos el limón (que habremos lavado bien), e incorporamos tanto la ralladura como su zumo. Mezclamos todo.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 35-40 minutos. Como siempre, depende de cada horno, y comprobaremos si está listo pinchando un palillo y si sale limpio podemos terminar la cocción.


Dejamos enfriar dentro del molde y servimos acompañado de unos pistachos picados y un poco de azúcar. También está delicioso con un poco de nata montada.

Como es una tarta muy jugosa aguanta perfectamente hasta dos días, aunque el color verdoso puede desvanecerse un poco.

Listo!
Espero que os guste.

Rossella