viernes, 28 de marzo de 2014

Viernes con "V" de Vino: ENVIDIACOCHINA - Tête de cuvée, 2012

Es que la envidia es muy mala, y si es envidia cochina, malísima. Pero la envidia cochina metida en una botella y bien fría se transforma en algo que casi te lleva al cielo…


En noviembre (desde noviembre! desde noviembre de 2013 que quiero publicar esta recomendación en Viernes con "V" de Vino y… ahora la pongo!)… Digo que, en noviembre pasado nos reunimos cinco amigas a comer para celebrar no recuerdo qué, porque cuando nos reunimos simplemente celebramos el hecho de estar juntas, y tomamos ENVIDIACOCHINA para acompañar un riquísimo arroz a banda.

Terraza de Casa Julio

Comimos en el Restaurante Casa Julio, en la Playa de San Juan, sitio que recomiendo porque se come fantásticamente bien y está en plena arena de la playa. Envidia cochina, eh?





Había recomendado antes algún blanco? Creo que no, que este es el primero y es un Albariño.


Envidiacochina - Tête de cuvée, 2012, corresponde a una añada considerada Muy Buena por la Denominación de Origen RÍAS BAIXAS. Se elabora en la Adega Familiar Eladio Piñeiro y según nos cuenta en su web, se produce en terruños con condiciones excepcionales, con una viticultura y un proceso de elaboración singulares. Sus viñas tienen una edad media de más de treinta años, llevando más de ocho de transición a la biodinámica*.

Los viñedos están distribuidos en zonas privilegiadas del Val de Salnés. La vendimia de la cosecha de 2012 fue durante la última semana de septiembre, desechando a finales de julio el exceso de racimos en cada cepa dejando una reducida cantidad que llegara en optimas condiciones de concentración a la vendimia. Tras la selección de los racimos en Bodega y posterior maceración, es fermentado con levaduras indígenas procedentes del pie de cuba realizado días antes. Estuvo en cuba de acero inoxidable 6 meses en crianza sobre lías* finas, realizándose batonage semanal*.

En mayo de 2013 se procedió a su embotellado y se comercializa desde julio de 2013.

Elaborado 100% con uva Albariño.

CATA A LA VISTA: Color amarillo pajizo ligeramente dorado, con destellos verdosos, limpio, brillante y lágrima abundante.
CATA EN NARIZ: Intenso, nota de flores blancas, fruta blanca de hueso, pomelo, pizpireta lavanda que se entremezclan con los de la crianza sobre lías. Muy elegante.
CATA EN BOCA: Suave, fresco, muy untuoso y expresivo, sabroso, sensaciones frutales con un toque salino, acidez en su punto, con estructura, amplio, de largo recorrido, cítrico, seductor y de excelente postgusto.

Se recomienda consumirlo a 9º-10º.

Explico algunos términos, por si acaso.

* Biodinámica. Es un movimiento de agricultura orgánica que tiene como principios la sostenibilidad y la autosuficiencia. Las viñas biodinámicas deben ser organismos autosostenibles. Las plantas nativas de la zona son animadas a crecer junto a las viñas para crear un hábitat que controle naturalmente mejor a los insectos y evite la erosión del suelo. La certificación más grande es Demeter.
La idea es que todo lo que viene de la tierra vuelva a ella después del proceso de elaboración del vino. Un círculo de alimentación que se cierra.

* Crianza sobre lías. Significa que el vino ha permanecido en contacto con las levaduras que producen su fermentación durante un periodo de tiempo, ya sea en barricas de roble o en depósitos de acero inoxidable, pudiendo adquirir diferentes matices el vino. La crianza sobre lías dota al vino de una mayor estabilidad, aportando nuevos aromas y mejorando la suavidad y untuosidad del vino, aunque se precisa una cuidada elaboración por parte del enólogo.

* Batonage. Es una técnica que consiste en remover las lías con el vino en el depósito de fermentación.

Rossella

Para la elaboración de este contenido, no he recibido muestras del producto mencionado, ni he recibido incentivación o atención de ningún tipo, ni mantengo relación especial con los representantes de la marca.

jueves, 13 de marzo de 2014

ENSALADA DE MELÓN CON MORAS Y QUESO FETA




Estoy emocionada con esta ensalada!
Es sabrosa y resalada
y de hacer, no cuesta nada!


Ale! Momento Gloria Fuertes. Mis más sinceras disculpas. Este ataque poético me debe haber dado porque estoy intentando poner mi cuerpo en movimiento y, como no está muy acostumbrado, las neuronas debo tenerlas a ralentí, para no abusar y que algo permanezca aletargado y a salvo. La Naturaleza, que es sabia. Estoy caminando unos doce kilómetros día sí y día no. No pretendo llegar a Santiago ni nada de eso, en realidad todavía no habría llegado a Albacete. Tampoco me estoy entrenando para los próximos JJOO, simplemente me lo propuso mi hermano porque él lo hace habitualmente y acepté (en qué hora!! porque el primer día pensé que nunca más recuperaría los dedos… Vaya ampollas!! :S )

La verdad es que el recorrido es bonito y una vez te acostumbras no cuesta tanto (aunque tengo que confesar que todavía hay días que llego que parezco un Gusiluz). 

Parte de mi recorrido

Pero volvamos a la ensalada.
No voy a hablar del melón, porque todo el mundo sabe que es muy sano, ligero, refrescante, vitaminado y mineralizado, antioxidante, diurético… y bastantes cosas más, todas buenas. Por eso, y porque no tenía lechuga, hoy me he hecho la ensalada con melón, de dos colores, del blanco (verde) y del amarillo, y reconozco que ha sido un acierto. Estaba muy buenísisisisisisima!


Lleva, cada ración:

1 loncha grande de Melón verde
1 loncha grande de Melón Amarillo
10 o 12 Moras
Queso feta
3 cucharadas soperas de AOVE "Olivares del Derramador" variedad Arbequina
2 cucharadas soperas de zumo de Limón
Ralladura de Limón
1 Chalota pequeña
1/2 Guindilla 
Cebollino
Sal
Pimienta

Cortamos el melón con un pelador para conseguir lonchas muy finas, lo colocamos en el plato y añadimos las moras partidas por la mitad y el queso feta desmenuzado.

En un bol hacemos una vinagreta con el aceite, el limón, la chalota en rodajitas finas, la ralladura de limón, el trozo de guindilla picado, sal y pimienta. Removemos bien y lo vertemos por encima de la ensalada.

Picamos un poco de cebollino y lo espolvoreamos sobre la ensalada.

Listo.

Espero que os guste.

Rossella

PD. Por cierto, este fin de semana se celebra el 27º Festival del Melón y la Sandía en Costa de Araujo (Lavalle), Argentina. 
Saludos.
Va por vosotros!

lunes, 3 de marzo de 2014

AHORA SÍ, ADIÓS A LAS ACEITERAS.

      Estoy segura de que ya lo sabéis. Lo llevan diciendo en las noticias desde hace meses,  se ha comentado por algunos blogs y se han vertido muchas opiniones al respecto, pero como yo había estado callada y es una medida que me afecta directamente porque formo parte de "Olivares del Derramador" y soy productora de AOVE, no tengo más remedio que opinar sobre el tema.

      El pasado 15 de Noviembre de 1013, el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto por el cual se establecían determinadas medidas de comercialización en el sector de los aceites de oliva y del aceite de orujo de oliva: los aceites que se pongan a disposición del consumidor en los establecimientos de hostelería y restauración, y en los servicios de catering, deberán presentarse en envases etiquetados, deberán estar provistos de un sistema de apertura que pierda su integridad tras su primera utilización y deberán disponer de un sistema de protección que impida su rellenado una vez agotado su contenido original.
      El 28 de febrero ha sido la fecha límite para poner en práctica esta resolución. A partir de ese día, las aceiteras rellenables han dejado de verse en bares y restaurantes y lo que deberán ofrecer a los clientes son botellas irrellenables debidamente etiquetadas o envases monodosis.



      Personalmente la medida me parece perfecta. De esta forma se asegura que el aceite de oliva que consumimos tiene todas las garantías de calidad e higiene, se evitan fraudes y se mejora la imagen de nuestro aceite de oliva, producto fundamental de nuestra gastronomía, de nuestra cultura y de nuestra economía.
      Un producto tan importante y tan nuestro debemos cuidarlo. Como consumidores tenemos derecho a saber qué se nos está dando. ¿Por qué vemos tan normal que un vino se ponga sobre la mesa del restaurante en su botella, nos lo descorchen ante nuestra vista, podamos elegir la D.O., la variedad, la añada, leer su etiqueta, saber quién y dónde se produce… y no pueda ocurrir esto con el AOVE?  Tenemos excelentes vinos en España y estamos orgullosos de su reconocimiento internacional. Creo que con el aceite debe pasar lo mismo. Ya no me vale que me digan que el aceite de oliva español es de los mejores del mundo (si no el mejor),  que su calidad la tenemos más que clara y que nadie se ha muerto por consumir aceite de una aceitera. Quiero que me aseguren la calidad, que no me den gato por liebre, que no me den aceite de garrafón en una aceitera a menudo pringosa que no sé si la acaban de rellenar hace un cuarto de hora o un cuarto de siglo. El aceite está vivo y pierde muchas de sus propiedades si no se conserva adecuadamente.

      Nuestro aceite se merece tener nombre y apellidos y no ser un producto ofrecido a granel, sin garantías.
      Pero… si es normal que se implante esta medida! No se hace ya con la mantequilla, la mermelada, la mayonesa?? Tomaríamos sin recelos estos productos a granel y sin nombre en un bar o restaurante? Yo no. Puede que hace tres siglos, cuando el turismo no era más que “cuatro aventureros en busca de lugares remotos”, nos diera un poco igual la imagen que se llevaran de nuestro aceite, y seguro que comprarlo en una garrafa sin etiqueta ni nombre les parecería de lo más exótico, pero los tiempos han cambiado. Todos exigimos calidad, queremos saber, y sobre todo cuando se trata de alimentos, necesitamos saber fechas de caducidad, ingredientes, composición... Debemos exigir calidad y las marcas son las únicas que nos pueden ofrecer esa calidad garantizada.

      Seguro que a pesar de todo esto todavía habrá quien esta medida le parecerá excesiva o poco práctica. Se pueden poner objeciones tales como : a más envases, más residuos (que si son de vidrio son fácilmente reciclables), subida de precios en los establecimientos hosteleros, que si no pueden comprar a granel y rellenar aceiteras puede que tengan que pagar más por los nuevos formatos, probable subida de los costes de producción… Pero aun así, la medida me parece que beneficia al consumidor y creo que además va a hacer que se desarrolle la cultura del aceite de oliva. En este país estamos tan acostumbrados al aceite de oliva que parece que todos podemos distinguir un buen aceite de uno malo cuando algunas veces no es así, lo tenemos tan a mano desde siempre que no le damos la importancia que otros sí han sabido darle (léase italianos, por ejemplo).


      Tenemos el mejor Aceite de Oliva Virgen Extra del mundo, démosle la importancia, el reconocimiento y el respeto que se merece.

      No sé vosotros qué opináis...

Rossella