lunes, 29 de abril de 2013

BRIE EN HOJALDRE



Hoooolaaaa luuuuneeesssss...... Uf!

Me acaban de llamar de una compañía eléctrica, que no me acuerdo cómo se llama, pero que como estoy más que harta de que me llamen de todas partes para cambiar contratos, por promociones fantásticas varias, promesas estupendas y regalos más que sospechosos, he decidido vengarme y le he contado mi vida a la simpática teleoperadora. Je.... Ella no ha tenido más remedio que aguantar estoicamente mi rollazo telefónico... es su trabajo. JE! La he tenido pendiente de mí más de 20 minutos, concretamente 30. Le he contado mis problemas, los de mis amigos y vecinos y cuando he visto que el arroz que tenía en el fuego ya estaba listo, la he despachado educadamente. Pagan ellos la llamada, no? JE!! Pues que llamen A HORAS NORMALES!!, no cuando estás haciendo la comida, la cena o durmiendo la siesta. Hoooombre! Lo único malo es que he acabado con un poco de tortícolis, porque he hecho toda la comida de hoy aguantando el teléfono entre el hombro y la oreja...

Me ha dado por ahí... Otras veces soy bastante más rápida y cuando me preguntan "Es usted la señora de la casa?", hago lo que mi tía Carmiña y digo aquello de "Uyyy no. La señora se ha muerto!". Y no vuelven a llamar. Os lo recomiendo para aquellos casos en los que el "No, gracias, no necesito nada" no funciona. Un poco drástico, sí, pero efectivo.

Hoy la receta va en plan rápido, pero tranquilos que nadie va a morir!! (Bueno, de gusto a lo mejor sí).


Necesitamos muy pocos ingredientes para hacer la receta de hoy:



Masa de Hojaldre, de la lista para usar.
1 Queso Brie
Mermelada de Naranja dulce
1 Huevo 

Podéis hacer la masa de hojaldre, pero en ese caso la receta deja de ser rápida. La receta del hojaldre la tenéis aquí: Hojaldre. Yo he usado de la que venden el el supermercado, porque el resultado es muy bueno.

Se coloca el queso entero sobre la masa de hojaldre, en el centro, y por encima ponemos unas cucharadas de mermelada de naranja. Cerramos la masa formando un paquete con el queso, pintamos con huevo y horneamos a 200ºC hasta que el hojaldre esté dorado.


El resultado es un hojaldre con queso fundido y mermelada que está verdaderamente rico.

A mi me gusta acompañarlo con piparras o algún chile que no pique demasiado.

Espero que os guste.

Saludos

Rossella




jueves, 25 de abril de 2013

SOPA ESCANDINAVA DE PATATA CON BACON Y CEBOLLINO


"Érase una vez..."
Jaja... No. Hoy no toca cuento, así que... niños, a hacer los deberes!

Hoy toca una sopa escandinava, y aunque por los ingredientes que lleva pudiera parecer mediterránea, prometo que es escandinava, y lo prometo porque la saqué del libro "The Scandinavian Cookbook" de Trina Hahnemann, donde hay cada receta...impresionante!, aunque la verdad es que las fotografías son excelentes y eso también ayuda mucho. Por cierto que las fotos son de Lars Ranek, Lars... un nombre muy escandinavo, sip... (Mi foto no es tan buena... en fin...)

Bueno, pues a lo que voy. La sopa estaba deliciosa, suave y al mismo tiempo con mucho sabor, y la mezcla de texturas cremosas y crujientes queda muy bien. Así que Suave/Sabrosa y Cremosa/Crujiente... Podría haberla llamado Sopa Contradictoria!!

Los ingredientes para 4 raciones son:

1,3 Kg de Patatas
2 Puerros
2 dientes de Ajo
2 hojas de Laurel
1 cucharada de Sal
1 cucharada de Pimienta negra en grano
1 L de Agua
100 ml de Nata para cocinar
100 gr de Bacon
4 cucharadas de cebollino picado
Picatostes

Pelamos las patatas, las troceamos en trozos grandes y las ponemos en una olla junto con los puerros (sólo la parte blanca) troceados, los ajos pelados, el laurel, la sal, los granos de pimienta y el agua. Ponemos la olla a fuego fuerte hasta que comience a hervir y entonces bajamos el fuego y dejamos que cueza durante unos 20 minutos.

Mientras cuece la sopa, troceamos el bacon en daditos y lo salteamos hasta que esté crujiente y dorado y lo reservamos sobre papel absorbente para retirar el exceso de grasa.
También cortamos en daditos unas rebanadas de pan de molde y los freímos (cuidado que se queman casi sin darte cuenta!!). Reservamos también sobre papel absorbente. (También podéis usar picatostes comerciales).

Quitamos la olla del fuego pasados los 20 minutos y retiramos las hojas de laurel. Trituramos todo con un robot de cocina , o con la batidora y volvemos a verterla en la olla. Añadimos la nata y removemos. Probamos de sal y servimos la sopa bien caliente con el bacon, los picatostes y el cebollino por encima.

Listo.

Espero que os guste.

Rossella

martes, 23 de abril de 2013

GARBANZOS "RED HOT CHILI PEPPERS" y el cuento de Garbancito...




"Érase una vez un niño tan pequeño que cabía en la palma de la mano. Por ese motivo todos le llamaban Garbancito. Era tan pequeño, que cuando salía a la calle le gustaba cantar: - ¡Pachín, pachín, pachín! ¡Mucho cuidado con lo que hacéis! ¡Pachín, pachín, pachín! ¡A Garbancito no piséis! Sus padres le querían mucho, pues sabían que poco importa el tamaño cuando uno es listo.
Cierto día en que su padre iba al campo, Garbancito le pidió que le dejara acompañarle y guiar al caballo. - ¡Verás cómo puedo hacerlo! - Garbancito le pidió que le situara sobre la oreja del animal, desde donde le iba dando órdenes que éste obedecía a pesar de no saber de dónde venían. - ¿Ves, Papá? ¿Qué más dá ser pequeño si puedes pensar?
Caminando, caminando, llegaron al prado de coles y Garbancito saltó al suelo para estirar las piernas. Mientras su padre recogía las verduras para luego venderlas en el mercado, el diminuto muchacho jugaba entre las hileras de plantas. Jugando y saltando, Garbancito no cayó en la cuenta de que se alejaba cada vez más de su padre.
Tras uno de sus saltos, Garbancito fue a caer dentro de una col. El movimiento de Garbancito captó la atención de un enorme buey que pastaba a pocos pasos de allí. El gran animal de color pardo se dio la vuelta, se encaminó hacia donde estaba el minúsculo muchachito y se comió la col de un bocado con el niño dentro.
Cuando llegó la hora de volver a casa el padre buscó a Garbancito por todas partes, pero fue incapaz de encontrarlo. Tras mucho tiempo, avisó a su mujer y juntos recorrieron caminos y campos buscando a su hijo: - ¡Garbancito! ¿Dónde estás? - Gritaban al unísono. Pero cayó la noche, vino el día y Garbancito no aparecía.
Los padres apenas durmieron y después del desayuno siguieron buscando. Cayó la lluvía y después nevó, y los padres seguían buscando: - ¡Garbancito! ¿Dónde estás? - Llamaban a voz en grito. - ¡Aquí estoy! ¡En la tripita del buey, donde ni nieva, ni llueve, ni hace frío! - Escucharon a lo lejos.
Contentos por haberle encontrado, los padres del hicieron cosquillas en la nariz al enorme buey pardo. Con un gran estornudo del animal, Garbancito salió de la tripa y abrazó a sus padres con alegría. Mientras volvían a casa para celebrarlo, los tres cantaban alegres: - ¡Pachín, pachín, pachín! ¡Mucho cuidado con lo que hacéis! ¡Pachín, pachín, pachín! ¡A Garbancito no piséis!"


Uno de los mis cuentos favoritos de pequeña...

Pero ya no os voy a contar más cuentos, os voy a contar cómo he hecho estos garbanzos, que son un aperitivo o picoteo delicioso.

"Érase una vez un Bote de Garbanzos que estaba perdido en el fondo de una nevera. Estaba asustado porque no encontraba la salida de aquella cueva oscura y fría donde de vez en cuando una luz cegadora le despertaba de su letargo.

Los pequeños garbanzos se contaban historias entre ellos para aliviar su aburrimiento, historias de tiempos pasados en las que recordaban juegos felices con sus amigos el salmón, el arroz, o sus vecinas las verduras, o cuando viajaron a Tenerife y La India... y cómo se divirtieron cuando les metieron en una especie de noria y salieron hechos puré!!

Ahora las cosas ya no eran tan divertidas...Temían que se hubieran olvidado de ellos y que pronto podían empezar a tener que aguantar a los pesados y malolientes hongos. Tenían que hacer algo!! Llamar la atención de la dueña de la nevera no iba a ser fácil, debían estar atentos y en cuanto volviera la luz y todos juntos, empujar al bote de mayonesa que era bastante gordo y para colmo tenía como aliados a la tarrina de queso y a un yogur!

Pero lo consiguieron! y felices vieron cómo una mano se acercaba a ellos, los agarraba y unos ojos los miraban con cara de "Y qué hago yo ahora con estos??"


De pronto se vieron sobre un papel de cocina, en una fuente de horno.

Todavía temblaban un poco por el frío de la nevera, y estaban pálidos, así que a la dueña se le ocurrió primero escurrirlos bien y luego echarles por encima un poco de sal, pimienta, pimentón, chile en polvo y cúrcuma.

Ya no estaban pálidos, pero seguían estando fríos y temblorosos, así que los metió al horno, calentitos, a 200ºC hasta que vio que los pálidos y fríos garbanzos dejaban de parecer nórdicos y empezaban a tener un color más del sur.

Los garbanzos salieron del horno cantando y bailando! salsa, rock... Tan contentos estaban que invitaron a cervezas a todo aquel que se encontraron. Crujientes, sabrosos, picositos...

Y colorín colorado... este cuento se ha acabado.

Os ha gustado?"

Moraleja: si no habéis entendido nada, lo entenderé. Preguntad que os responderé.

Saludos

Rossella

viernes, 19 de abril de 2013

Viernes con "V" de Vino: INSPIRACIÓN VALDEMAR 2008

He tenido la gran suerte de que me regalasen una caja de vinos de Bodegas Valdemar, bodegas situadas en Oyón (Álava) y que llevan 124 años elaborando vinos a partir de sus propios viñedos, localizados en las zonas de La Rioja Alta, La Rioja Baja y La Rioja Alavesa.



Reconocida como una de las bodegas riojanas con más tradición e historia elaborando Grandes Reservas, sus vinos están por encima de modas, y ha sido elegida como una de las 5 mejores bodegas de Rioja en los últimos 25 años por Wine&Spirits.

En los años 80 fueron los primeros en controlar la temperatura de fermentación y una de las bodegas pioneras en un nuevo estilo de Rioja.

Bodegas Valdemar elabora sus productos a partir de viñedos propios y bajo cuatro marcas, produciendo vinos de características y personalidades diferenciadas: Conde de Valdemar, apostando en innovación, Inspiración Valdemar, con vinos modernos, muy personales y diferenciados entre sí, Finca del Marquesado, donde perdura la tradición, y Valdemoreda, que produce vinos de calidad a precios asequibles.

El vino que he probado esta semana es Inspiración Valdemar 2008, un crianza fruto de la quinta generación de bodegueros que realiza un continuo trabajo de selección de variedades y parcelas e investigando en los métodos de elaboración más adecuados para cada variedad.



Las instalaciones de Inspiración Valdemar están ubicadas en el mismo recinto que Conde de Valdemar pero totalmente diferenciadas de ella.

La vendimia de las microparcelas, seleccionadas previamente, se hace manualmente y se transporta a bodega en cajas.

La vendimia diaria se almacena en una cámara frigorífica, lo que permite encubar las uvas a la temperatura exacta deseada y poder realizar así una perfecta fermentación obteniendo una mayor extracción de aromas y un color más estable.
La mesa de selección garantiza que sólo entran en bodega los granos que se encuentran en perfecto estado.
La nave elaboración consta de pequeños depósitos, entre 8.000 y 15.000 litros, que permitirán realizar fermentaciones totalmente controladas, separar las uvas por variedades minoritarias y por microparcelas, así como de depósitos para micro fermentaciones de menos de 1.000 litros para pruebas y ensayos.


INSPIRACIÓN VALDEMAR 2008

CARACTERÍSTICAS

Tinto crianza 2008 de Bodega Inspiración Valdemar, elaborado con las variedades Tempranillo, Graciano y Maturana, es un vino muy expresivo y moderno, al que las variedades minoritarias de uva le confieren gran personalidad, habiendo obtenido varios premios de reconocido prestigio tales como: 

90 puntos Parker (Junio 2011).
Mundus Vini 2011, medalla de plata.
International Wine Challenge 2012, medalla de bronce.
88 puntos Peñín 2013.


Maridaje:

Especialmente indicado para carnes guisadas y a la brasa, así como para toda clase de quesos curados y semi-curados. Perfecto para todo tipo de embutidos, ibéricos y no ibéricos.

Temperatura de servicio: 16/18ºC


AÑADA: 2008
VIÑEDOS: Propios dentro de la DO La Rioja.

VARIEDAD: 86% Tempranillo, 10% Graciano y 4% Maturana.
GRADO: 13.5% Vol.
ENVEJECIMIENTO: 11 meses en barricas de roble francés (80%) y americano (20%)
ACIDEZ: 5,6 g/l (tartárica)
FECHA DE VENDIMIA: 2ª Semana de Octubre.
EMBOTELLADO: Noviembre de 2010

CATA

Vista:
Presenta un llamativo color rojo granate oscuro, limpio y brillante.

Nariz:
En nariz, ofrece aromas complejos a frutos negros maduros, especiados con tonos balsámicos.

Boca:
En su paso por boca se muestra sabroso, carnoso con notas de taninos amables cedidos por su crianza en barrica. Redondo y largo postgusto.

Pronto os hablaré de otros vinos de estas bodegas...

miércoles, 17 de abril de 2013

ALUBIAS CON SETAS Y "NEGRETS"



Ya estamos a miércoles... Me encantan los miércoles, porque mañana ya es jueves y... llega el finde! Jajaja (el que no se consuela es porque no quiere). Aunque mi día favorito es el sábado, por la mañana, porque siempre hace buen tiempo, y si hace malo da igual, es sábado!
Y después de esta tontería que no sé a cuento de qué ha venido... (a veces me preocupa la facilidad que tengo para pensar en tonterías), voy a explicar la receta de hoy.

Esta receta se la vi hacer a Julius en Canal Cocina este fin de semana pasado. Me pareció que debía estar muy rica y me he decidido a hacerla, aunque con algunos cambios, primero porque no apunté nada cuando se la vi cocinar y la he hecho tal como me acordaba y segundo porque creo que añadiendo a la receta un poco de embutido, en este caso "negret", se le podía dar un toque que funcionaría bien.

El Negret es un embutido elaborado a base de carne de cerdo hervida y tocino de cerdo. En casi todas partes se le llama Blanquet, porque es de color blanco, pero en mi pueblo lo llamamos Negret y la verdad es que no sé por qué, porque de "negrito" no tiene nada.
Es un embutido típico de la cocina tradicional de la Comunidad Valenciana, y también se usa en algunas zonas de Murcia y Baleares.
Como en su elaboración no se utiliza sangre, queda de color blanquecino, de ahí su nombre, aunque ya os digo que en Onil lo llamamos al revés (así somos... je).
Se parece a la butifarra blanca, pero su sabor es más suave y a la vez especiado... no sé cómo explicar. Pero si no lo encontráis lo podéis sustituir por butifarra blanca.

Los ingredientes para 4 raciones son:

2 Cebollas tiernas (cebolletas)
1 Pimiento verde
2 tarros de Alubias cocidas (de 400 gr c/u)
2 tarros de setas variadas en conserva (de unos 170 gr c/u)
4 Negrets
1 pastilla de caldo
Pimienta negra, una pizca
1 cucharada de Pimentón dulce
1/2 cucharada de Cominos
Perejil picado para espolvorear al final
1 vasito de Vino Blanco (yo usé uno de Rueda)
1/2 L de Agua
Aceite de Oliva Virgen Extra

En una olla rehogamos las cebollas y el pimiento troceados finamente. Cuando la cebolla empiece a dorar, añadimos la pastilla de caldo y las setas escurridas. Dejamos dos minutos que se haga todo junto y vertemos el vino. Damos unas vueltas para que evapore el alcohol y añadimos las especias, las alubias  (escurridas y enjuagadas) y un poco de agua.
Cuando comience a hervir, troceamos el negret y lo añadimos a la olla.
Ahora hay que dejarlo cocer todo junto unos 15 minutos (no necesita más porque las alubias ya están cocidas).
Servimos con un poco de perejil espolvoreado por encima.

Listo!
Espero que os guste.

Rossella

lunes, 15 de abril de 2013

ARROZ CON LECHE




Por fin estoy de vuelta! Ya empezaba a tener ganas de asomarme por aquí de nuevo...

Sólo una recomendación: ni se os ocurra, ni remotamente, pillar la gripe A!!! Vamos, que si la veis, cruzáis de acera, ni la saludéis!!!Nada, cero, como si no existiera!!! En serio lo digo! Es lo peor! Yo pensé que era una gripe normalita hasta que el cuarto día de fiebre empecé a marearme, a no poder respirar, ni hablar, mi cabeza era el bombo de Manolo!... tosía y era como si se me fueran los pulmones de excursión a Indochina! Tuve que ir yo de excursión al médico, claro, con lo poco que me gustan... En fin, que he estado hecha una piltrafilla, pero ya estoy recuperada, vivita y coleando.

:)


Y para olvidar mis males, he hecho arroz con leche, así de paso agradecía a mi enfermero sus desvelos, porque le encanta. :D
Además, me he dado cuenta de que no tenía esta receta puesta en el blog, con lo clasicona que es y lo viejuna y de siempredetodalavidadeDios.

Pues bien, no tengo ningún secreto especial. Mi arroz con leche es el de siempre, lo único es que de vez en cuando, a la hora de servirlo, le pongo un poquito de ralladura de naranja por encima, pero muy poquito.

Los ingredientes, para unas 8 raciones:

1,5 L de Leche entera
215 gr de Arroz redondo
200 gr de Azúcar blanco
Un palo de Canela en rama grande
La corteza de medio Limón (sólo lo amarillo)
1 tacita de las de café de Nata para cocinar
Canela molida

Se ponen a cocer todos los ingredientes juntos, menos la nata, y empezando desde frío (es decir, no pongo el arroz cuando la leche empieza a hervir, sino que lo pongo todo junto desde el principio).
Se deja al fuego suave durante unos 35-40 minutos, hasta que el arroz está hecho.
Retiramos el palo de canela y la corteza de limón.
Lo dejamos templar y añadimos la tacita de nata (no es necesario, pero a mi me gusta el arroz con leche muy cremoso), removemos y repartimos por los cuencos de servir.
Espolvoreamos con canela molida.

Listo.

Espero que os guste!

Rossella

domingo, 7 de abril de 2013

COCA DE MOLLITAS DE LIMÓN


El limón es bueno para la garganta cuando está uno resfriado, no??
Bien. Pues será por eso que con la gripe tremebunda que tengo me ha dado por hacer Coca de Mollitas al Limón, para ver si se me pasa antes, que llevo ya una semana menos un día con ella y ya la tengo más que "aborresía"!!

Dicen que la gripe dura siete días sin medicación y una semana con medicación. Me queda un día!!! aunque la verdad es que me he comido un trozo de coca y ya me encuentro mucho mejor, vamos... dónde va a parar!! Es por el limón seguro...


Coca de Mollitas de Chocolate
Ya puse la receta de la Coca de Mollitas tradicional (la que se hace con hojaldre o con masa de pan), hace un tiempo. Lo digo porque como esta ha sido un poco experimento, por si acaso me salía un fiasco, partí la masa en dos y una parte la hice al limón y la otra con chocolate. De la de chocolate os dejo las fotos, pero la receta la podréis ver en la entrada antigua, pinchando aquí: Coca de Mollitas.

Coca de Mollitas de Chocolate
En cuanto a la de limón, os he de decir que de fiasco nada. Está muy rica y es bastante suave. Tiene un agradable sabor a limón y no es dulce en exceso.

Los ingredientes:

1 base de Hojaldre 
125 gr de Mantequilla
6 cucharadas de Azúcar
Ralladura de 2 Limones grandes
1 cucharada de zumo de Limón
8 cucharadas bien colmadas de Harina de trigo

Precalentamos el horno a 200ºC.

Extendemos el hojaldre y pinchamos con un tenedor varias veces por todo el centro de la masa, dejando sin pinchar un centímetro y medio hacia el borde.

Con el resto de los ingredientes hacemos las mollitas. Para ello sólo tenemos que mezclarlos bien con las manos o con una cuchara hasta que se formen los grumos, y los ponemos por encima de la masa de hojaldre.
Si no derretimos la mantequilla será más facil mezclarlo todo con las manos, si la derretimos un poco, las mollitas saldrán mejor removiendo con una cuchara.

Horneamos 10 minutos a 200ºC, o hasta que la masa y las mollitas empiecen a dorar.

Lista!

Espero que os guste.

Rossella


martes, 2 de abril de 2013

LOS MACARRONES DE LA ABUELA

Mi madre nunca ha sido de cocinar mucha pasta, en realidad, aparte de los fideos para la sopa y la fideuá, sólo los macarrones están presentes en su despensa. Por eso es de esperar que si sólo cocina macarrones, sus macarrones estén realmente ricos. Y lo están! y si no que se lo pregunten a sus nietos!
Cuando mi hijo me pregunta que qué hay para comer y le contesto que macarrones, su siguiente pregunta siempre es "los de la Abuela?? :) ".


Los ingredientes para unas 6 raciones son:

1 paquete de Macarrones
2 pastillas de Caldo
600 gr de Magra de cerdo
8 Longanizas frescas
2 Cebollas grandes
1 y 1/2 botes de Tomate natural troceado
2 cucharadas de Piñones
2 cucharadas de Orégano seco
Pimienta
Colorante alimentario
Aceite de Oliva Virgen Extra

Primero hervimos la pasta añadiendo al agua de cocción una pastilla de caldo y un poco de colorante alimentario. Cuando la pasta esté lista, la escurrimos y la reservamos en una fuente de horno.

En una sartén ponemos un dedo de aceite de oliva y en él rehogamos la magra cortada en dados pequeños, las longanizas troceadas y los piñones. Cuando empiece a tostarse la carne, añadimos la cebolla picada (no muy picada, los trozos deben quedar de un poco menos de un centímetro cuadrado, así que más que 'picada', debería haber dicho 'troceada fina') y una pastilla de caldo troceada. Cuando la cebolla empiece a dorarse, se añade el tomate, el orégano y un poco de pimienta molida. Dejamos que se termine de hacer todo junto y cuando esté lo echamos por encima de la pasta reservada (incluido el aceite). Removemos un poco para que se mezcle la salsa con la pasta.


Precalentamos el horno a 200ºC y horneamos la pasta hasta que algunas puntitas de los macarrones estén un poco doradas.

Listos!

Espero que os gusten.

Rossella